La pequeña Irene, bautizada

Toda la Familia Real asistió a la ceremonia al aire libre.
El cardenal Rouco Varela usó una concha de cristianar en plata, procedente de la capilla del Palacio Real. La pequeña estuvo tranquila.
El cardenal Rouco Varela usó una concha de cristianar en plata, procedente de la capilla del Palacio Real. La pequeña estuvo tranquila.
Reuters
La primera niña de la Infanta Cristina e Iñaki Urdangarín, la cuarta de sus hijos, fue bautizada ayer –un mes después de nacer– en los jardines del palacio de la Zarzuela, con el nombre de Irene.

Rosario Nadal y Pedro López Quesada fueron sus padrinos, en una celebración íntima al aire libre oficiada por el arzobispo Antonio María Rouco Varela y a la que acudieron la familia y los amigos de los duques de Palma. A pesar de que eran casi las ocho y media de la tarde, hacía mucho calor.

Siguiendo la tradición, la niña vestía el mismo faldón que llevaron el Rey, el Príncipe y las Infantas en sus bautismos. La pequeña se mostró tranquila y sólo se rebeló cuando le hicieron la señal de la cruz sobre la frente. Un chupete que Doña Cristina guardaba en el bolso puso fin al amago de protesta.

Otros bautizos

Felipe Juan Froilán (17-7-98): El primer nieto de los Reyes, fruto de los duques de Lugo, fue bautizado a los 78 días de su nacimiento en la Zarzuela.

Juán Valentín (29-9-99): El primer hijo de los duques de Palma fue bautizado en la Zarzuela a los 74 días después de nacer.

Victoria Federica  (9-9-00): El segundo hijo de los Duques de Lugo fue bautizada en la Zarzuela, a los 32 días de vida.

Pablo Nicolás (6-12-00): Los duques de Lugo volvieron a tener un niño varón, bautizado a las 45 días de nacer en la Zarzuela.

Miguel de Todos los Santos (30-04-02): Volvió a ser chico el tercer Urdangarín. Una vez más fue bautizado en la Zarzuela.

Agobiada por el sofocante calor

La Princesa de Asturias presenció junto con la Familia Real el bautizo de la que será la prima más cercana en edad de su futuro retoño, que nacerá en noviembre. Doña Letizia, que ha entrado en el quinto mes de embarazo y ya no logra disimular su barriguita, combatió el sofocante calor con un abanico. Como suele hacer en las reuniones familiares, se mostró muy cariñosa con los sobrinos del Príncipe Felipe, del que no se separó.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento