El juez Pedraz sigue en su investigación del 'caso Couso' y ha acordado recibir declaración en calidad de testigos de la que fuera ministra de Asuntos Exteriores en el momento de los hechos, Ana Palacio y del que fuera ministro de Defensa, Federico Trillo.

El fin de esta declaración es conocer la "información transmitida" por las autoridades de EE UU a dichos Ministerios; como primer paso el magistrado se interesa por conocer si ambos políticos mantienen la condición de aforados.

Más diligencias 

Además, ha puesto en marcha otras actuaciones como solicitar al ministerio de Defensa que designe a dos expertos para cuantificar si los proyectiles usados por los soldados americanos son una respuesta proporcionada a la amenaza descrita por los propios militares, que era un francotirador.

El juez quiere hacer una reconstrucción de los hechos en Bagdad
Del mismo modo, pide a los periodistas Jon Sistiaga, Olga Rodríguez y Jesús Quiñonero, compañeros de Couso, que amplien sus declaraciones, vista la interpretación que hizo de ellas la Sección segunda de la Audiencia Nacional y por la que los periodistas protestaron agriamente.

Una tercera diligencia será pedir a las autoridades iraquíes permiso para que una comisión del juzgado se desplace a Bagdag para reconocer el lugar de los hechos y, si fuera posible, llevar a cabo una reconstrucción. Mientras tanto, el juez ha pedido a la embajada española en Irak fotografías aéreas y un plano "lo más detallado posible y en escala adecuada" para determinar las distancias entre los distintos lugares en los que transcurrió el suceso.