Adrian McKinty, autor del 'thriller' 'La Cadena': "Ya me había rendido, conducía un Uber y trabajaba en un bar

El escritor irlandés Adrian McKinty, autor del 'thriller' superventas 'La Cadena'.
El escritor irlandés Adrian McKinty, autor del 'thriller' superventas 'La Cadena'.
LEAH GARRETT

Cuando estaba a punto de tirar la toalla, un golpe de suerte ha convertido a Adrian McKinty en el autor de la novela negra de moda: con La Cadena (Planeta), cuya adaptación al cine ya está firmada, se ha colado en las listas de lo más vendido en EE UU, Reino Unido, Australia, Irlanda o Canadá.

Alabada por The New York Times o The Guardian, ha conquistado además a pesos pesados del género como Stephen King, Don Winslow o David Lagercrantz, entre otros. Su novela La Cadena (lea un adelanto aquí), un thriller donde secuestrar al hijo de otro es la única opción para salvar al tuyo, llega este martes 1 de octubre a las librerías españolas.

¿De dónde surge la inspiración para este libro, con esa idea tan perversa de La Cadena?

Bueno, para esa idea partí de las aterradoras cartas en cadena que recibíamos en Irlanda cuando éramos niños y me pregunté cómo serían en 2019. Después pensé, ¿podrían ser todavía más aterradoras? ¡Y cuanto más terrorífico me imaginaba el libro, más quería escribirlo!

¿No ha sido duro de escribir, poniéndose en el lugar de los padres de la historia, para usted que tiene hijos?

¡Debe ser terrible! Lo peor que le puede pasar a alguien es que le suceda algo a sus hijos.

¿Qué haría si le pasara algo así, creen que sería capaz de cualquier cosa por sus hijos o más bien intentaría romper esa cadena, como Rachel?

Algunos lectores me han dicho que nunca harían como Rachel en el libro. Me parece bastante justo. Creo que yo haría lo mismo que Rachel, cualquier cosa por mis hijos (excepto ir a más funciones escolares, eso se acabó). Pero cada padre tiene que averiguar donde pondría su límite. Estoy bastante seguro de que yo iría muy lejos para salvar la vida de mi hijo y sé que mi esposa también. No engañaría ni sobornaría a alguien para que la aceptaran en una universidad de la Ivy League, como hizo Felicity Huffman... Ese es mi límite. Y las funciones escolares.

Tiene una protagonista femenina potente. ¿Cómo de fácil o difícil es meterse en la piel de una mujer siendo un hombre? ¿En quién se ha inspirado?

En la teniente Ripley de Alien. No fue fácil ni difícil escribir desde un punto de vista femenino, ni siquiera fue una decisión consciente; sin querer sonar místico, es la historia de Rachel, de nadie más, así que no había forma de que fuera un hombre u otro personaje. Ella contó su historia a través de mí.

También me parece muy complicado escribir desde la perspectiva de una niña (la hija de Rachel).

Eso fue fácil porque tengo una hija de 12 años y otra de 15. Simplemente las observé por unos meses e inventé a Kylie durante sus discusiones.

¿Es usted más de palabras o de actos?

La verdad es que no me interesa mucho la realidad literal de los hechos cuando se cuenta una historia. Eso, como dijo Werner Herzog, es la verdad de los contables, no la verdad del narrador, a mí lo que me interesan son las palabras e ideas bonitas. Y los gatitos. Muchos gatitos.

Tengo entendido que alguna vez han criticado que sea tan explícito con la violencia. ¿Qué opina sobre eso?

Sí, desde luego que en mis novelas policiales irlandesas hay mucha, pero estaba tratando de escribir sobre un mundo así de violento, Belfast en la década de 1980, y hubiera sido una tontería tratar de retratarlo sin violencia. Entonces, tenía que estar ahí. Además, es que me encanta escribir esa mierda...

¿Tiene en mente probar con otros géneros literarios? ¿En qué está trabajando ahora?

Trato de diversificar. Ahora mismo estoy escribiendo una ópera basada en la historia de Lorena Bobbitt [la joven que mutiló a su marido, un maltratador, en 1993].

¿Cómo ha recibido la noticia de que harán una película?

Mi agente me llamó a las dos de la mañana entre emocionado y estresado. Pensé que igual necesitaba que lo sacara de la cárcel o algo así y empecé a ponerme los pantalones y a buscar las llaves del coche, pero en realidad quería contarme el acuerdo para la película con Paramount, así que fue genial. El padrino, Chinatown, La conversación, La Cadena… Igual funciona, ¿no?

¿Qué opina de la prolífica relación actual entre la literatura y el cine o, sobre todo, las series de televisión?

La televisión es donde estar ahora. Las películas son cada vez peores y los libros (con, por supuesto, algunas excepciones) también, pero las personas realmente creativas e interesantes ahora están trabajando para la televisión. Vivo en Nueva York y tengo mucho tiempo libre, así que busco trabajo en tele. Estuve a punto de ser un extra para la serie The Americans. Quería aprovechar para enseñarle a Keri Russell mis guiones, pero el director se dio cuenta de que estaba tramando algo y eligió a otro actor...

En general, ¿cómo está viviendo el éxito del libro?

Bueno, antes odiaba escribir. Pero ahora simplemente no me gusta mucho. Eso es lo que el éxito hará por ti.

Ha recibido alabanzas incluso de autores de la talla de Stephen King o Don Winslow, ¡es el sueño de cualquiera!

Oh, Dios mío, les leí cuando era niño y saber que están leyendo mis libros, incluso aunque no les gusten, es increíble. También me alegró que ambos sigan vivos, ya que sé que son ya unos señores mayores.

¿Es cierto que esta era la última oportunidad que se daba para vivir de la escritura?

Sí, más o menos me había rendido. Conducía un Uber y trabajaba en un bar. Tarde o temprano habría matado a alguien, porque soy un conductor pésimo. Así que, paradójicamente, haber escrito un libro sobre secuestros y asesinatos ha salvado muchas vidas.

¿Aún trabaja en la enseñanza?

Mis días de enseñanza han terminado, por desgracia. Me encantó hacer el tonto en la escuela y los niños siempre me daban energía. En realidad, nunca "aprendieron" nada, pero el aprendizaje está tan sobrevalorado, ¿no crees?

Para escribir bien hay que haber leído mucho. ¿Cuáles son sus autores favoritos o los libros que más le han marcado?

J. G. Ballard y Philip K. Dick fueron mis dos mayores influencias, porque los leí cuando era adolescente y lo primero que lees y adoras es lo que te deja la mayor impresión. Cat Stevens dijo que el primer corte es el más profundo y estaba muy en lo cierto; y muy equivocado sobre el asesinato de Salman Rushdie.

¿Qué es lo que le decidió a escribir su primera vez?

Pensé que sería fácil y divertido. Me equivocaba en ambas cosas.

¿Se puede seguir siendo crítico literario después de convertirse en escritor de éxito o lo ve incompatible?

Si Truffaut estuviera vivo hoy, probablemente me diría: adelante, McKinty, a mí me funcionó. Solo que probablemente lo diría en francés y no entendería nada.

¿Qué está leyendo ahora?

Estoy leyendo un libro de ensayos del cómico inglés Stewart Lee y un libro sobre física cuántica del profesor Sean Carroll.

¿Alguien el ha contado cómo llegó ‘La Cadena’ a manos de Jimmy Fallon ('The Tonight Show', NBC)?

Sí, pero mi agente no me deja contarlo...

¿Algún sueño que le quede por cumplir con respecto a esta novela?

Sí, pero involucra a Jennifer Lawrence y Rachel Weisz y mi esposa no me deja hablar de ello...

Adrian McKinty nació en 1968, en Belfast (Irlanda del Norte). Estudió Filosofía en Oxford antes de trasladarse a Estados Unidos como profesor de lengua. Sus novelas se han traducido a más de veinte idiomas. También ha ejercido como crítico literario. Ahora vive en Nueva York con su mujer y sus dos hijas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento