Una niña de 10 meses, hija de testigos de Jehová, salva la vida al recibir una transfusión por obligación del juez

  • La menor italiana, de diez meses, sufrió un fuerte golpe en la cabeza tras una caída.
  • Los progenitores, testigos de Jehová, se negaron por sus creencias religiosas.
  • Un juez le quitó la autoridad a los padres para permitir la transfusión de sangre.
Un centro de transfusión sanguínea.
Un centro de transfusión sanguínea.
ARCHIVO

Una pequeña de tan solo diez meses de vida ha logrado sobrevivir tras la negativa de sus progenitores, testigos de Jehová, a que se le aplicara una transfusión de sangre.

Los hechos tuvieron lugar en Legnano, una localidad de Lombardía (Italia); la niña sufrió una caída en la que se golpeó fuertemente en la cabeza, sin aparente importancia. Pero, según fueron pasando las horas, su estado empeoró y sus padres la llevaron al centro hospitalario más cercano. Los médicos indicaron a los padres que su hija había sufrido un derrame y que debía ser operada, además de necesitar una transfusión de sangre.

En esto último se origina la gravedad del problema, pues los padres, al ser testigos de Jehová, no autorizaban a que su hija recibiera la transfusión. Los médicos, conscientes de que la pequeña podía morir si no la recibía, trataron de convencer a los progenitores, pero ellos se negaron en todo momento, por lo que supieron que había que tomar vías drásticas.

Inmediatamente, los médicos se pusieron en contacto con los carabinieri para que avisaran a un juez de Milán. Éste suspendió la autoridad de los padres, dada la gravedad de la situación, y finalmente, los médicos pudieron realizar la transfusión y salvar a la pequeña de un desenlace catastrófico.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento