Al menos 155 inmigrantes subsaharianos, de doscientos que lo habrían intentado, han logrado acceder a Ceuta por el perímetro fronterizo tras un salto masivo al doble vallado en el espigón marítimo fronterizo de Benzú, según fuentes de la Delegación del Gobierno en la ciudad autónoma.

El salto se ha producido a la altura de la conocida como Finca Berrocal, en torno a las 7.20 horas, no pudiendo ser controlado por las fuerzas marroquíes ni tampoco por los agentes de la Guardia Civil desplazados a la zona. En el espigón termina en su extremo norte el doble vallado de 8,2 kilómetros de longitud y donde el Ministerio del Interior ejecutó obras a principios de 2018 para intentar impermeabilizarlo.

155 inmigrantes han conseguido finalmente su objetivo de entrar en la ciudad y 11 agentes han resultado heridos leves, quienes han sido trasladados hasta el Hospital Universitario de Ceuta. Tras proceder a su filiación, los inmigrantes ingresarán en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI).

Las mismas fuentes han añadido que con la entrada de estos inmigrantes la ocupación máxima del CETI vuelve a verse superada, ya que hasta la fecha se encontraba por debajo de sus 512 plazas, y ahora se situará por encima de las 620 plazas, aunque, de momento, no se necesitará instalar tiendas de campaña del Ejército como en otras ocasiones.

Las autoridades españolas han logrado bajar de la valla a siete que permanecieron en lo más alto durante dos horas tras el salto; se les ha aplicado el protocolo de devolución a todos ellos. Varias unidades marítimas se encontraban por la zona con el fin de actuar rápido en el caso de que alguno cayera al mar.
 
Se ha contado con una especie de grúa para ir bajando uno a uno a cada inmigrante encaramado en lo más alto de la valla fronteriza y a medida que tocaban suelo español, las autoridades marroquíes los recogían y lo llevaban de nuevo hasta la zona marroquí.

El último, hace un año

Hacía más de un año que no se producía un salto masivo como este. El último se registró el 22 de agosto de 2018. Un total de 116 indocumentados logró acceder a la ciudad, pero todos salvo tres menores de edad fueron devueltos al día siguiente a Marruecos aplicando un Tratado de Readmisión de 1992.

El Gobierno de Marruecos tiene otra versión de lo sucedido. Asegura que ha impedido el acceso de "unos 400 inmigrantes subsaharianos". Según las autoridades del gobierno local de Mdiq-Fnideq, 90 de los inmigrantes han sido detenidos, sin hacer alusión al hecho de que un centenar de ellos logró su objetivo.

La versión marroquí detalla que los 400 subsaharianos trataron de acceder a Ceuta a través de la valla en la zona de Beliunes, extremo oeste de la ciudad, sin llegar a lograrlo. Añade que nueve de los participantes en el asalto resultaron heridos leves y necesitaron atención médica en el hospital de Fnideq (Castillejos), ciudad cercana a Ceuta por el sur. La Policía marroquí sigue buscando a los otros subsaharianos que participaron en el asalto.

Consulta aquí más noticias de Ceuta.