Logo de Huawei
Logo de Huawei. GTRES

La empresa tecnológica china Huawei ha criticado este lunes "la motivación política" y "el trato injusto" de las sanciones de Estados Unidos, después de que la Administración Trump extendiese este lunes por 90 días la moratoria de ese castigo.

"Está claro que esta decisión tomada en este momento particular tiene una motivación política y no tiene nada que ver con la seguridad nacional. Estas acciones violan los principios básicos de la libre competencia de mercado", ha asegurado la empresa en un comunicado enviado a Efe.

En mayo pasado, Trump ordenó al Departamento de Comercio que colocara a Huawei en la lista de empresas extranjeras con restricciones en el comercio con Estados Unidos y pocos días después el mismo ministerio anunció que las restricciones quedaban en suspenso durante 90 días a partir del 20 de mayo.

Este lunes, el Gobierno de Trump ha extendido otros 90 días la moratoria de sanciones contra la empresa china Huawei, según ha confirmado este lunes el secretario de Comercio, Wilbur Ross, en una entrevista con la cadena FOX.

Amenaza para la seguridad nacional

"Algunas compañías dependen de Huawei", ha explicado Ross este lunes para justificar la moratoria. "Por eso les damos un poco más de tiempo para que se desvinculen".

La decisión posterga la aplicación de medidas contra Huawei hasta aproximadamente el 19 de noviembre. El presidente Trump también ha pospuesto hasta diciembre la aplicación de aranceles sobre cientos de miles de millones de dólares en importaciones desde China.

Dicha moratoria ha permitido a Huawei y a sus empresas filiales evitar de momento el veto anunciado por Trump, que le impediría trabajar con los fabricantes de microprocesadores estadounidenses y con Alphabet, de la que depende su acceso a Google Play y por tanto a las aplicaciones diseñadas para Android cuando no sean de código abierto.

El domingo, el presidente Trump aseguró que su Gobierno no quiere hacer negocios con Huawei por considerar que esta compañía es "una amenaza para la seguridad nacional".

"En este momento parece mucho más que no vamos a hacer negocios. No quiero hacer negocios en absoluto, porque es una amenaza a la seguridad nacional", ha insistido.

En su entrevista con FOX, Ross ha indicado que el Departamento de Comercio añadió a otras 46 subsidiarias de Huawei sujetas a las restricciones comerciales.

"Tenemos ahora más de 100 subsidiarias en la Lista de Entidades", ha dicho Ross, quien ha explicado que la adición de empresas "hace más difícil para Huawei eludir las sanciones".

Comercializará con su nuevo sistema operativo

La aplicación de sanciones afecta el lanzamiento del nuevo celular Huawei Mate 30 con el sistema operativo Android de Google, y la firma china ha indicado que, de todos modos, pondrá en el mercado su producto pero con el nuevo sistema operativo de Huawei llamado Harmony OS. 

El veto impediría a Alphabet, la empresa matriz de Google, seguir otorgando licencias a los productos Huawei, y llevaría a los principales fabricantes de componentes electrónicos estadounidenses a romper relaciones comerciales con Huawei.

Antes de emitirse en mayo la moratoria al veto, las compañías de procesadores Intel, Qualcomm, Xilinx y Broadcom, la alemana Infineon Technologies y los fabricantes de chips de memoria Micron Technology y Western Digital anunciaron el cese de sus suministros a Huawei en cumplimiento de la orden de Trump.

Pero en junio, durante la cumbre del G20, en la que Trump se reunió con su homólogo chino, Xi Jinping, ambos acordaron una tregua en su guerra comercial por la que Washington frenó la imposición de nuevos aranceles a China y accedió a permitir ciertos intercambios con Huawei.

El pasado 22 de julio, tras una reunión con Trump, los directivos de Google, Intel, Cisco, Qualcomm, Micron, Broadcom y Western Digital pidieron al Gobierno tomar una decisión sobre la actividad comercial de Huawei en EE.UU., según anunció entonces la Casa Blanca.