Jeffrey Epstein
El empresario estadounidense Jeffrey Epstein, en una imagen cedida por el Departamento de Cumplimiento de la Ley de Florida (FDLE). FDLE / EFE

El millonario Jeffrey Epstein, hallado muerto el sábado pasado en la prisión de Nueva York donde esperaba un juicio por tráfico sexual de menores, se suicidó ahorcándose, según confirma la autopsia realizada por la Oficina Forense de la ciudad.

La información, recogida este viernes por The New York Times, sigue las primeras conclusiones de la autopsia que trascendieron este jueves y que indicaban que el financiero, de 66 años, tenía múltiples fracturas de hueso en el cuello.

Epstein fue encontrado "inconsciente" en torno a las 06.30 de la mañana del sábado en su celda de la Unidad de Alojamiento Especial del Centro Correccional Metropolitano de Manhattan.

Según la Oficina Federal de Prisiones, "recibió ayuda de emergencia y fue trasladado en ambulancia a un hospital para recibir tratamiento, donde se le declaró difunto".

El multimillonario ya tuvo que ser atendido el 25 de julio después de ser hallado semi inconsciente y con marcas en el cuello, también dentro de su celda.

El caso de Epstein adquirió especial notoriedad por su relación con la élite política de Estados Unidos, desde el matrimonio Clinton al actual inquilino de la Casa Blanca, Donald Trump.