Ejemplar de tortuga marina
Ejemplar de tortuga marina que ha desovado por primera vez en una playa de Baleares. CAIB

Una tortuga marina (Caretta caretta) ha desovado por primera vez en una playa de Baleares. Esta madrugada haya puesto 58 huevos en la playa d'en Bossa, en Ibiza, que podrían eclosionar dentro de 60 días, según ha informado la conselleria de Medio Ambiente y Territorio.

La intervención de la policía local de Ibiza ha permitido proteger los huevos, en cuyo traslado a un lugar más seguro en el Parque Natura de Ses Salines han intervenido agentes de Medio Ambiente y el personal del Centro de Recuperación de Especies Marinas (CREM). Además, el personal del Instituto Balear de la Naturaleza (Ibanat) ha instalado una estructura pensada para proteger los huevos.

Se trata de la primera vez que se registra una nidificación en las Baleares de esta especie, catalogada como vulnerable. De hecho, en el lado occidental del Mediterráneo no había evidencias puestas esporádicas hasta principios del siglo XXI y, desde 2014, se han registrado de manera interrumpida 46 eventos (con éxito o solo intentos) de nidificación en las costas españolas.

Sin embargo, en Baleares las evidencias eran muy escasas ya que, pese al avistamiento de algunas tortugas marinas en Ibiza en los años 2015 y 2017, no había constancia de ningún nido.

Por ello, la Fundación Palma Aquarium, el Govern y el Consorcio de Recuperación de Fauna de Baleares (Cofib) pusieron en marcha el programa ANIDA con el objetivo de informar y sensibilizar sobre la posible aparición de ejemplares de tortugas marinas en las playas del archipiélago.

Desde la Conselleria han señalado que la nidificación de esta madrugada era un evento "esperado" debido al cambio hacia el oeste del área de puesta de huevos de la tortuga marina, motivado por el calentamiento del mar provocado por el cambio climático.

Asimismo, apuntan "casi con toda probabilidad" que el fenómeno se convertirá en un "hecho habitual" en Baleares, por lo que el Govern solicita apoyo y colaboración a la ciudadanía, instituciones y medios de comunicación para no tocar a los ejemplares en caso de avistamiento, no realizarle fotogarfías con flash y proceder a llamar al 112 para poner en marcha el protocolo de actuación pertinente.