Detienen a tres cazadores furtivos sorprendidos con tres cabezas de corzo

  • Se les ha intervenido un rifle modificado y diversos útiles para la caza furtiva nocturna.
  • Les habían cortado las cabezas como trofeo y dejado los cuerpos en el terreno cinegético.
  • CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE SORIA
Imagen de las cabezas de corzo incautadas, facilitada por la O.P.C. de la Guardia Civil de Soria.
Imagen de las cabezas de corzo incautadas, facilitada por la O.P.C. de la Guardia Civil de Soria.
O.P.C. DE LA GUARDIA CIVIL SORIA
La Guardia Civil de Soria detuvo a tres personas, cazadores furtivos, J.I.C.P, de 37 años, vecino de Granada, C.A.V, de 34 años vecino de La Zubia (Granada) y J.M.A, de 39 años, vecino de San Roque (Cádiz) cuando fueron sorprendidos con
tres cabezas que corzo que habían sido abatidos recientemente.

Según informaron fuentes del Instituto Armado, a los detenidos se les imputó un delito contra la flora y la fauna, al abatir de noche en un coto de caza tres corzos y posteriormente cortarles las cabezas como trofeos. Un delito de tenencia ilícita de armas, al intervenirles un rifle de caza modificado que se encontraba oculto en el habitáculo de un vehículo todo terreno.

Y un tercer delito de falsificación de documento público, al comprobar que habían sustituido las placas de matrícula de un remolque ligero con el que transportaban un vehículo tipo quad. La actuación policial se inició en la madrugada del domingo, cuando agentes de la Guardia Civil de Tráfico identificaron un vehículo todo terreno que salía de un camino que conduce a un coto de caza, en la carretera N-111, dentro del término municipal de Adradas ( Soria).

El citado todo terreno arrastraba un remolque ligero que transportaba un quad. Tras la oportuna inspección, los agentes de la Guardia Civil localizaron tres cabezas de corzo con indicios de haber sido decapitados de los cuerpos de los animales recientemente y también comprobaron que en el interior del vehículo se encontraban diversos útiles de caza.

Tras las indagaciones la Guardia Civil determinó que las piezas de caza habían sido abatidas furtivamente en los cotos de caza de Adradas y Ontalvilla, lugar donde los presuntos autores del delito habían dado muerte a los animales y les habían cortado las cabezas como trofeo y dejado los cuerpos en el terreno cinegético.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE SORIA

Mostrar comentarios

Códigos Descuento