Volante
Una persona al volante. Freepik

Maquillarse, comer, beber, ir sin camiseta o sacar el codo por la ventanilla son actitudes cuya legalidad siempre genera incertidumbre al volante. Entre ellas, y especialmente en los meses de verano, destaca por encima de todas conducir con chanclas. ¿Está permitido? ¿Es sancionable? La Dirección General de Tráfico (DGT) ha disipado las dudas al respecto: estas prácticas no son motivo de multa por sí mismas, pero pueden llegar a serlo si ponen en peligro la seguridad de la vía.

La DGT destaca que el conductor de un vehículo está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente en la conducción, así como cuidar la posición adecuada y que la mantengan el resto de los pasajeros. Se trata de una serie de requisitos que pueden verse afectados por el uso de chanclas al volante.

Asimismo, apunta que el piloto deberá estar en condiciones de controlar el vehículo en todo momento y que la conducción debe hacerse con la diligencia y precaución necesarias para "evitar todo daño". Se trata de aspectos que también pueden estar condicionados por un calzado no adecuado.

No es una infracción por sí misma

De acuerdo con la normativa, estas prácticas no constituyen por sí mismas una infracción, pero serán punibles cuando impidan la libertad de movimientos de quien va al volante, el control del vehículo o generen peligro para el conductor o para el resto de usuarios de la vía. En este sentido, la DGT explica que los agentes de la autoridad procederán a denunciar los hechos en caso de detectar una actitud de riesgo.

"La denuncia se produce no por comer, beber, ir descalzo..., sino porque esa actividad concreta ha afectado a la seguridad de la conducción", indica la Unidad de Ordenación Normativa de la DGT, que recuerda que el "sentido común" alerta de que algunas de estas prácticas pueden dificultar la circulación.

Así, la DGT apunta que conducir sin camiseta puede producir heridas en caso de que se active el cinturón de seguridad y no llevar zapatos complicará el manejo de los pedales.

Prácticas que sí constituyen una infracción

Sin embargo, existen otros comportamientos habituales entre los conductores que sí infringen la normativa, por estar expresamente tipificadas en la ley. Así, lanzar desde el vehículo objetos que puedan producir incendios o accidentes de tráfico o que obstaculicen la libre circulación sí conlleva una sanción.

No llevar la documentación del conductor o del vehículo, conducir con los cascos de audio o auriculares o no circular por el carril derecho de una vía sin motivo justificado también son infracciones de la normativa.