Pintada en una estación de Bicimad.
Pintada en una estación de Bicimad. JORGE PARÍS

Las pintadas cubren perpetuamente las farolas,  marquesinas y fachadas de Madrid. De hecho esta es una de las principales preocupaciones de los vecinos madrileños. Los autores de grafitis tendrán que pensárselo dos veces antes de pintar sobre las paredes porque el nuevo equipo municipal está decidido a endurecer las multas.

Así lo anunció el delegado de Medioambiente y Movilidad, Borja Carabante, durante la primera comisión del ramo de la reciente legislatura. "Vamos a revisar y modificar la Ordenanza de Limpieza de los Espacios Públicos y Gestión de Residuos porque uno de nuestros compromisos electorales pasa por tratar de erradicar las pintadas vandálicas de la ciudad", aclaró.

Según los datos municipales a los que ha tenido acceso este medio, en los últimos cuatro años (hasta el 2018) las infracciones por la relalización de grafitis ha ido en aumento. Si en el 2017 fueron impuestas un total de 114 sanciones, al año siguiente la cifra ascendió a 121, incluso podría aumentar puesto que siete expedientes continúan en tramitación. Por el momento, los datos recopilados por el Ayuntamiento de Madrid apuntan que la cifra a final de este año seguiría el curso de las anteriores. De enero a junio se han incoado 80 expedientes, e impuesto 11. Actualmente el resto se encuentran en tramitación.

Además de "impulsar todas las medidas de concienciación social y de vigilancia", el Ayuntamiento lanza otras dos contra el vandalismo urbano, como prometió Almeida en campaña electoral. Por un lado, "dotará a los servicios municipales de los medios para su limpieza y eliminación" y "endurerá el régimen sancionador contra aquellos que ensucien el paisaje urbano", explican las fuentes municipales.

El vandalismo apenas ocupó unos minutos de las tres horas que duró la primera sesión, en la que la mayoría de los puntos solicitaban conocer las políticas generales que el nuevo gobierno tiene contemplado llevar a cabo. Sin embargo el portavoz de Vox, Fernando Martínez Vidal, sugirió al Gobierno acabar con el vandalismo y hacer un plan especial de limpieza en el centro de Madrid, ya que la limpieza es la principal preocupación de los madrileños. "Es necesario prestar una especial atención a las pinturas vandálicas, distinguiendolos de los grafitis que son arte urbano y habría que potenciarlos", le indicó Martínez Vidal al delegado de Medioambiente y Movilidad.

El grupo municipal de Más Madrid, principal fuerza de la oposición, no quiso hacer declaraciones sobre la posible modificación de la ordenanza, por entender que se trata de un anuncio que aún no está materializado.

Limpiar la calle anula las multas

Según la normativa actual, la realización de cualquier clase de pintadas, grafitis, tanto en vía pública como sobre el mobiliario urbano, arbolado urbano público y, en general, cualquier elemento integrante de la ciudad, se sancionada con multas de 300 hasta 6.000 euros. Sin embargo, la norma permite sustituir dichas sanciones con la prestación ambiental sustitutoria (PAS). Así, ejercer de barrendero o jardinero por unas jornadas salva de tener que pagar con dinero la multa.

Consulta aquí más noticias de Madrid.