Calviño
La ministra de Economía en funciones, Nadia Calviño. Fernando Alvarado / EFE

La ministra de Economía en funciones, Nadia Calviño, consideró este lunes "positiva" la evaluación que la Comisión Europea (CE) y el Banco Central Europeo (BCE) hicieron del sector bancario español en su último informe de supervisión de la situación española tras el rescate a la banca.

"Se trata de un informe que está muy en línea con los diez anteriores y que hace una evaluación positiva del procedimiento de reestructuración y saneamiento del sector financiero en el caso español", dijo Calviño a su llegada a la reunión de ministros de Economía y Finanzas de la eurozona (Eurogrupo) en Bruselas.

Los ministros serán informados este lunes sobre el último informe sobre España, publicado el viernes pasado, y se prevé que la discusión sea corta, ya que "las cosas están en general yendo bastante bien en España", según fuentes europeas. Calviño señaló que el informe es "quizá un poco más positivo" que los anteriores y subrayó "reconoce el buen tono de la economía española" y la "progresiva corrección de los desequilibrios" macroeconómicos.

Asimismo, señala el "progresivo proceso de reestructuración bancaria y el saneamiento de los balances", con la reducción de los créditos dudosos, que han bajado del 4,5 % en 2017 al 3,7 % en 2018, algo "muy importante desde el punto de vista del saneamiento", según la ministra.

En el informe publicado el viernes, la CE y el BCE advierten de que la ralentización del crecimiento, la incertidumbre global y los costes por litigios pueden minar la rentabilidad de la banca española, y de que cumplir los requisitos de capital europeos será un reto para algunos bancos.

"El sector bancario español goza de buena rentabilidad, liquidez y capitalización, aunque se coloca por debajo de sus socios de la Unión Europea en capital", dicen en el documento elaborado tras una misión sobre el terreno el 7 y 8 de mayo pasados.

La CE y el BCE destacan que la rentabilidad de la banca aumentó en 2018, pero advierten de que hay "riesgos emergentes que necesitan ser vigilados de cerca". Además de la ralentización del crecimiento y la incertidumbre, señalan el impacto que podrían tener los costes ligados a litigios legales para algunos bancos.

Mencionan el concreto la sentencia europea que llegará en los próximos meses sobre las hipotecas ligadas al IRPH (Índice de Referencia de Préstamos Hipotecarios).
Las instituciones comunitarias destacan además que la Sareb "aumentó sus pérdidas de forma importante en 2018", e insisten en que la privatización de Bankia seguirá "reforzando al sector bancario".

La Comisión y el BCE ven un riesgo "muy bajo" en lo que se refiere a la devolución por parte de España de los 41.333 millones de euros que recibió de sus socios en 2012, de los que aún debe reembolsar 23.700 millones. Las instituciones vigilan a los países que han recibido rescates hasta que devuelven un 75 % de los mismos.