Agentes de la policía antidisturbios montan guardia mientras los manifestantes protestan contra la ley de extradición.
Agentes de la policía antidisturbios montan guardia mientras los manifestantes protestan contra la ley de extradición. EFE / CHAN LONG HEI

Un total de seis manifestantes que participaron en la última marcha en contra de la ley de extradición, cuatro hombres y dos mujeres de entre 20 y 66 años, fueron detenidos durante la noche de este domingo en Hong Kong, según ha informado este lunes la Policía hongkonesa.

De los seis, uno fue arrestado durante el transcurso de la manifestación tras negarse a ser identificado, mientras que los otros cinco fueron detenidos horas después por "asaltar y obstruir a un agente en el ejercicio de sus funciones", detalló el departamento policial en un comunicado.

Estas detenciones se unen a las 71 producidas desde el inicio de las protestas, 15 de ellas tras el asalto al Parlamento del día 1 de julio, según las fuentes del movimiento prodemocrático.

El desarrollo de la manifestación del domingo

La marcha de este domingo, que reunió a 230.000 personas según los organizadores, terminó su recorrido frente a la estación de alta velocidad de Kowloon a las 17.30 hora local (09.30 GMT) del domingo, en un acto de protesta que, en líneas generales, se desarrolló de forma "pacífica y ordenada".

Esta manifestación fue también la primera desde que comenzaron las protestas, el pasado 12 de junio, que se desarrolló en el distrito de Kowloon, la zona peninsular y comercial de la ciudad, muy frecuentada por turistas chinos.

El punto final de la marcha hizo temer que se produjeran incidentes, ya que la estación de ferrocarril de alta velocidad, muy polémica, es uno de los principales símbolos de la presencia china en la ciudad, al hacer de frontera con la China continental en el centro de Hong Kong y estar vigilada por la Policía de Pekín.

Por ello, cerca de 1.500 policías permanecieron en estado de alerta y la estación fue rodeada con grandes barreras de plástico rellenas de agua para impedir que se acercasen los manifestantes.

Una vez terminada la protesta, varios miles de manifestantes irrumpieron en el distrito comercial de Mong Kok y llegaron a bloquear algunas calles de la ciudad, actos que llevaron a los agentes a formar un cordón policial y a cargar contra ellos en torno a las 11.00 hora local (15.00 GMT), indicó la Policía.

Además, tres parlamentarios prodemocracia -Roy Kwong Chun-yu, Jeremy Tam Man-ho y Au Nok-hin- acudieron a la zona para asegurarse de que la Policía no empleaba una "fuerza excesiva" contra los manifestantes.

A medianoche, las fuerzas de seguridad ya habían conseguido dispersar a la mayoría de los asistentes, pese a que algunas docenas de ellos continuaron presentes en diferentes puntos de la zona, indicó el diario independiente South China Morning Post.