Homenaje proetarra
Representantes de la Asociación de Víctimas del Terrorismo se concentran durante el homenaje al etarra Txabi Etxebarrieta. EFE

Los presos de ETA "son conocidos por un 45% de la sociedad vasca" mientras que los asesinados por la banda terrorista lo son sólo "en un 24%", según ha afirmado la directora de apoyo a víctimas del terrorismo del Ministerio del Interior, Sonia Ramos.

Además, ha apuntado que un 29% de la sociedad vasca sabe de la existencia de personas amenazadas o que sufrieron violencia de persecución por parte de ETA, un 25% sabe que hubo ciudadanos que tuvieron que marcharse del País Vasco, un 19% conoce que hubo heridos y un 15% que ciudadanos sufrían extorsión y fueron secuestrados.

Sonia Ramos ha hecho públicos estos datos en la inauguración del Curso de Verano de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) 'Justos y resistentes contra el terrorismo', organizado con el apoyo del Centro Memorial de las Víctimas del Terrorismo y la Fundación Víctimas del Terrorismo en el Palacio Miramar de San Sebastián. En la apertura del curso también ha intervenido el delegado del Gobierno central en Euskadi, Jesús Loza.

"El mundo de ETA trabaja por tergiversar lo ocurrido

La directora de Apoyo a las Víctimas ha señalado que "el mundo que apoya a ETA trabaja incesantemente por tergiversar lo ocurrido" y lo hace "justificando la existencia de dos violencias encontradas que han causado víctimas en ambos lados". "Trabajan con entrega en diluir responsabilidades porque no se sienten responsables del daño causado", ha afirmado.

Además, ha destacado que "los presos de ETA son conocidos por un 45% de la sociedad vasca", mientras que los amenazados o que han sufrido violencia de persecución por parte de la banda terrorista "solo son conocidos en un 29%, los que tuvieron que marcharse del País Vasco en un 25%, los asesinados en un 24%, los heridos en un 19% y los extorsionados y secuestrados, en un 15%".

Según ha señalado esto se debe a que todos ellos "han sufrido un mayor aislamiento social" y, por tanto, "dar a conocer las víctimas, perseguidos y sus familias debe de ser la primera prioridad para hacerles memoria".

"La resistencia no se ha acabado"

Por su parte, Loza ha señalado que pese al fin de ETA "la resistencia no se ha acabado". En este sentido, ha señalado que hay una "resistencia que conlleva menos riesgo pero que sigue siendo tan necesaria como en años anteriores".

"Resistencia para seguir exigiendo autocrítica y deslegitimación ética, social y política del terrorismo y de sus apoyos en pasado, presente y en futuro, denuncia de actos de exaltación de los asesinos, eso sí con la cabeza más que con el corazón y las tripas y tan selectiva como contundente; resistencia para una memoria digna y un relato veraz que conjugue historia y memoria; y no es tanto una lucha como el relato sino fundamentalmente defensa de la verdad", ha sostenido.

A ello ha añadido que "igual que antes luchábamos contra el terrorismo pero sobre todo defendíamos la libertad hemos pasado de defender la libertad a seguir defendiendo la verdad".