Manolo García, en 'El hormiguero'.
Manolo García, en 'El hormiguero'. ATRESMEDIA

La nota musical de esta semana en El hormiguero la puso este miércoles Manolo García, que visitó el programa de Antena 3 para hacer balance sobre su longeva carrera y presentar su último disco, Geometría del rayo.

El álbum salió a la venta en marzo de 2018. pero el cantante continúa con su gira por toda España, interpretándolo ahora en acústico porque "rockandrollear es jodido para la oreja. En acústico es más tranquilo", comentó. El intérprete admitió que quería seguir con la gira "pero no sabía cómo hacerlo", y con el acústico lo consiguió.

Pero la sorpresa de la noche la dio cuando Pablo Motos le dijo que "me han dicho que no tienes WhatsApp ni tampoco microondas. ¿Dónde descongelas las cosas, en el capó del Renault 5?".

García le confesó que siente un gran hastío por la tecnología porque "me da vacío existencial. Me siento muy solo en el cosmos. Busco una existencia diferente, que es todo lo contrario a esa". Y añadió: "Tengo un móvil regulín, pero le doy vacaciones tres días a la semana porque no hay nada tan importante que sea urgente".

Pero el presentador y los espectadores se sorprendieron aún más cuando García contó lo que hacía con su teléfono en ocasiones: "Lo guardo en el cajón y de vez en cuando le doy un martillazo. No te creas que lo digo en broma, lo pongo en la tabla de cortar el espetec y le doy un martillazo para que rebote". Ante la cara de sorpresa de Motos, se defendió diciendo que "todo esto es verdad, no es una metáfora. Es que me deja muy descansado porque es un plasta el puto teléfono móvil".

Y claro, con tanto martillazo, el cantante cambia habitualmente de terminal y lo que hace es que "tengo un móvil de estos de 30 euros del chino y cada mes le doy un martillazo y me lo cargo, así que me tengo que comprar otro, que lo rompo poco después", explicó García.