Jim Carrey en Kidding
Jim Carrey en Kidding SHOWTIME

Si Keanu Reeves confesaba hace unos días los motivos por los que no tocaba a las mujeres en las fotos, ahora le toca a Jim Carrey quien no se saca selfies con sus leales seguidores.

El protagonista de Ace Ventura explica que no le gusta pararse para sacarse fotos, especialmente cuando se trata de los selfies, y que en lugar de eso prefiere charlas con sus fans.

Confesando lo poco que le agradan los selfies, el actor de 57 años le dijo a The Hollywood Reporter: "No espero complacer a todo el mundo. No soy desagradable con la gente, pero me gusta más saludar e interesarme por la otra persona". Entonces... ¿cuál es su problema con los selfies? "Detienen la vida", opina Carrey.

Jim no había terminado su argumentación y añadió: "Haces un Eeehh (gesticula mientra lo dice) y luego se sube a Instagram para dar a las personas una falsa sensación de relevancia".

"Todo el mundo estaba tan entusiasmado con Steve Jobs, pero me lo imagino en el infierno huyendo de demonios que quieren un selfie", concluye.

En los últimos años, Carrey ha acaparado mucha atención con los comentarios políticos de sus pinturas, que lo llevaron a meterse en una pelea de Twitter con la nieta de Benito Mussolini.