España sigue perdiendo población. La conclusión es muy rotunda. El número de nacimientos ha descendido un 6,1% en el año 2018, y que ya acumula una disminución del 29% en la última década, según los datos publicados este miércoles por el Instituto Nacional de Estadística (INE). 

La encuesta sobre Movimiento Natural de la Población refleja que durante 2018 nacieron en España 369.302 niños (23.879 menos que en 2017) y murieron 426.053 personas (un 0,4 % más que el año anterior), lo que supone que España pierde población por cuarto año consecutivo (56.262 ciudadanos menos). 

La tasa bruta de natalidad también desciende y en 2018 se situó en 7,9 nacimientos por cada mil habitantes (5 décimas menos que el año anterior) debido, en parte, a la disminución del número de hijos por mujer y a la reducción del número de mujeres en edad de ser madres. 

Las cifras del INE muestran, además, que el número medio de hijos por mujer en 2018 se colocó en 1,25. Este es el valor más bajo desde 2002 y 6 centésimas menos que el año anterior

Por otro lado, durante 2018 fallecieron en España un total de 426.053 personas, un 0,4% más que en 2017. La tasa bruta de mortalidad fue de 9,1 defunciones por cada 1.000 habitantes, similar a la del año anterior. La esperanza de vida al nacimiento aumentó una décima en 2018, hasta situarse en los 83,2 años.

Como resultado del aumento en el número de defunciones y de la disminución en el número de nacimientos, el crecimiento vegetativo de la población residente en España (es decir, la diferencia entre nacimientos de madre residente en España y defunciones de residentes en el país), fue negativo en 56.262 personas en el año 2018.

Asimismo, durante 2018 se registraron 163.430 matrimonios, un 5,9% menos que en 2017. La tasa bruta de nupcialidad disminuyó dos décimas, hasta 3,5 matrimonios por cada 1.000 habitantes.