Una niña de tres años murió este lunes por la tarde por ahogamiento tras caer en la piscina de unos vecinos en Nigrán (Pontevedra). La pequeña entró en una casa aledaña y se cayó en una piscina desmontable después de subir las escaleras de acceso a la misma sin que nadie le viera.

Fue su prima de 16 años quien la encontró, pero la niña ya no respiraba. A pesar de los intentos por reanimarla, sus familiares no pudieron hacer nada por su vida. Tampoco los servisios sanitarios que acudieron al lugar tras la llamada a Emergencias.

Un suceso similar ocurrió en Madrid, aunque en este caso los ejercicios de reanimación consiguieron reanimar al pequeño. Fue en Morata de Tajuña, donde un niño de dos años fue trasladado en estado crítico al hospital tras sufrir un ahogamiento en la piscina privada de una casa baja, según ha informado a Europa Press un portavoz de Emergencias 112 Comunidad de Madrid.

La primera llamada al 112 se produjo a las 17.25 horas alertando de que en esta vivienda se había ahogado un niño de dos años que fue hallado por sus hermanos cuando llevaba varios minutos sumergido bajo el agua.

El menor se encontraba en parada y la familia inició maniobras de reanimación cardiopulmonar básico con las instrucciones telefónicas del 112 mientras llegaba a la zona el SUMMA.

Los familiares consiguieron revertir la parada cardiorrespiratoria del niño y los sanitarios del SUMMA, ya en la vivienda, procedieron a intubar al menor y trasladarlo en helicóptero al Hospital 12 de Octubre en estado crítico. La Guardia Civil se ha hecho cargo de la investigación.

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.