Policía Nacional
Varios agentes de la Policía Nacional. ARCHIVO

La Policía Nacional ha detenido en Las Palmas de Gran Canaria a un hombre de 58 años que ha reconocido haber matado a golpes a una amiga, de 60 años, a la que luego robó multitud de joyas, unos hechos ocurridos el pasado sábado en el domicilio de la víctima, situado en el barrio de Escaleritas.

El acusado de los delitos de homicidio y robo con violencia reconoció los hechos tras ser arrestado por unos agentes que le intervinieron parte de las joyas que había sustraído a la mujer, según ha informado este jueves en un comunicado la Jefatura Superior de Policía de Canarias. El hijo de la víctima fue quien, en la tarde del pasado sábado, encontró el cadáver en la vivienda donde residía y lo comunicó a la Policía.

Hasta el lugar se desplazaron distintas unidades policiales que comprobaron que el cuerpo presentaba evidentes signos de violencia y faltaban multitud de joyas que habitualmente portaba la víctima, sin que el domicilio presentara muestras de desorden o signos de que se hubiera forzado su acceso. Desde el primer momento las pesquisas policiales se centraron en un amigo de la víctima que la visitaba regularmente.

Aunque el detenido había dicho que estaba pasando unos días en el sur de Gran Canaria en compañía de una mujer, los agentes policiales lo interceptaron sobre el mediodía del pasado domingo con su acompañante en la estación de guaguas de San Telmo de la capital grancanaria, portando una bolsa de deportes en cuyo interior se encontraron numerosas joyas de la fallecida, algunas de ellas con su nombre inscrito. Por todo ello, procedieron a su inmediata detención como presunto autor de un delito de homicidio y robo.

En ese momento, de forma voluntaria y espontánea, el detenido confesó a los agentes que el pasado jueves había matado a su amiga tras una discusión, golpeándola con un objeto contundente del que se deshizo posteriormente tirándolo a la basura, y que le había robado sus joyas.

Los investigadores pudieron comprobar que el detenido ya había vendido en un comercio de compraventa de artículos de segunda mano de Las Palmas de Gran Canaria parte de las joyas. Instruido el correspondiente atestado policial, el hombre fue puesto este miércoles a disposición de un Juzgado de Instrucción del partido judicial de Las Palmas de Gran Canaria, que decretó su ingreso en prisión.