Dos médicos ven mala praxis en el tratamiento que recibió Samba Martine, la migrante fallecida en CIE de Aluche

Zona de celdas del CIE de Aluche.
Zona de celdas del CIE de Aluche.
Emilio Naranjo / EFE

Dos médicos han declarado este martes en el juicio por la muerte de Samba Martine en el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Aluche (Madrid) en 2011 que hubo mala praxis en el tratamiento que recibió y que si se hubiera sabido que padecía VIH "se habría puesto empeño en buscar un diagnóstico".

En su declaración como peritos en el Juzgado de lo Penal 21 de Madrid han manifestado que los doctores que atendieron a Samba antes de su fallecimiento deberían haberle realizado pruebas para diagnosticar por qué sus síntomas -tos, cefalea, dolor torácico y candidiasis- persistían en el tiempo o haberla derivado a un hospital, en lugar de tratarla en el servicio médico del centro.

Si lo hubieran hecho, han dicho, habrían advertido de que la víctima padecía Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) y que los síntomas de los que se quejaba no eran un cuadro catarral, como alegó ayer el médico acusado por estos hechos, sino una infección más grave como la criptococosis que le causó la muerte.

Así lo han declarado los peritos en la segunda sesión del juicio a Fernando H.V, uno de los tres médicos acusados -los otros dos están prófugos-por el homicidio imprudente de Samba Martine en diciembre de 2011 y quien se enfrenta a un año y medio de cárcel y tres y medio de inhabilitación, según solicita la familia de la víctima.

Los dos médicos han coincidido al señalar que a Samba se le dio un tratamiento destinado a calmar su dolor pero "no a indagar en el fondo de la cuestión".

Para ellos, "lo primero que debería haberse hecho", por el origen de la mujer -República del Congo- y sus síntomas sería una prueba de VIH.

Una vez trasladada a un hospital se le podría haber detectado la infección de criptococosis que padecía y se le podría haber tratado. Este procedimiento podría haberle salvado la vida con hasta un 70% de probabilidad, han dicho.

Samba Martine ingresó en el CIE de Aluche el 12 de noviembre de 2011, y desde el día 15 acudió varias veces al servicio médico para buscar una solución a sus dolencias, que no disminuían pese a los medicamentos recetados, y no fue llevada al hospital 12 de Octubre hasta el 19 de diciembre, un día antes de su muerte.

Fernando H.V., que le atendió las primeras ocasiones, alegó ayer en su interrogatorio que dio por hecho "que la mujer no había manifestado padecer ninguna patología grave", por lo que no era conocedor de que fuera seropositiva, y que "solo le diagnosticó síntomas gripales o un cuadro catarral".

Según la forense que realizó la autopsia de Samba un día después de su muerte, que también ha declarado como perito, la criptococosis que padecía es una enfermedad "muy rara y de diagnóstico difícil" y por ello sus síntomas, "y más aún teniendo en cuenta la época del año, no hacían sospechar de un proceso infeccioso muy grave".

En este sentido, ha considerado "normal" que Fernando H.V no se alertara por las dolencias de Samba, si bien ha dicho que se la debería haber trasladado más pronto a un hospital. El juicio finalizará el viernes con la presentación de los informes de las partes.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento