Aplazamiento del 'brexit'
La primera ministra británica, Theresa May, ofrece una rueda de prensa tras una cumbre especial de la UE sobre el 'brexit', que acabó con un aplazamiento, hasta el 31 de octubre, de la salida del Reino Unido de la UE. Julien Warnand / EFE

El mandato de la primera ministra británica parece que toca a su fin. Según apunta el periódico The Times, Theresa May valora seriamente presentar este viernes su dimisión. De hacerlo, se produciría en medio de un importante cisma interno y justo un día después de unas elecciones europeas a las que Reino Unido no quería presentarse y cuyos resultados pronostican una caída histórica del Partido Conservador.

Una dimisión de May abriría una gran incógnita en Reino Unido. Es de suponer que se convocarían elecciones presidenciales y hasta su celebración, se designaría un primer ministro interino.

De cara a los comicios, hay muchos nombres que aspiran a ser el candidato conservador. El más claro es Boris Johnson. Quien fuera ministro de Exteriores ha sido siempre crítico con May y ha encabezado a los favorables de un brexit sin acuerdo. Ya ha dejado claro que se presentaría a primer ministro. Jeremy Hunt es otra de las opciones. Votó contra la salida y fue el sustituto de Johnson. Dominic Raab, exnegociador británico con la UE e hizo campaña por el brexit, se ha sumado a terna.

La dimisión de Andrea Leadsom, la ministra de Relaciones con la Cámara de los Comunes, fue solo la punta del iceberg. El motivo de su previsible salida no es otro que el rechazo que ha generado en las filas tories la idea de un segundo referéndum sobre el brexit. May ha ido perdiendo apoyos internos y ya tuvo que afrontar una desbandada conservadora en verano del año pasado.

A pesar de esto, llevó tres veces al Parlamento su acuerdo con Bruselas. Las tres veces fue rechazado. La confianza en la primera ministra se ha ido minando en tres sentidos. El partido rechaza abiertamente sus planteamientos, la oposición, liderada por Jeremy Corbyn, no le ha tendido la mano con suficiente firmeza, y la calle, atendiendo a los sondeos sobre las elecciones europeas, parece haberle retirado cualquier tipo de respaldo.

May se comprometió a dimitir una vez que el acuerdo sobre la salida de la UE recibiera el visto bueno de los diputados, y después de arrancar a la Unión Europea un último aplazamiento que ha dado a los británicos hasta el 31 de octubre para prepararse para el divorcio, con o sin pacto. En este escenario tan complicado, el Gobierno británico decidió este jueves retrasar la publicación del proyecto de ley sobre el acuerdo del brexit, programada para mañana, hasta la semana del 3 de junio, según informó un funcionario del Ejecutivo británico.

La paradoja de las europeas: los primeros en votar

Reino Unido fue este jueves el primer Estado miembro de la UE, junto a Países Bajos, cuyos ciudadanos participaron en las elecciones europeas. ¿El objetivo? Elegir a los 73 eurodiputados británicos que formarán parte del Parlamento Europeo mientras el brexit no se haga efectivo.

Los resultados de los comicios no se conocerán hasta el domingo, cuando ya habrán votado todos los países que forman parte del bloque comunitario (Italia es el último en cerrar los colegios).

Este viernes vota Irlanda, el sábado lo harán Malta y Eslovaquia, mientras que República Checa vota en dos jornadas, viernes y sábado. El resto de Estados, entre ellos España, irán a las urnas el domingo. Hay algunos países, de hecho, como Bélgica, Chipre, Grecia, Italia y Luxemburgo, donde es obligatorio votar.