Sophie Turner y Joe Jonas
La actriz Sophie Turner y el músico Joe Jonas. GTRES

No paran de disfrazarse conjuntamente, hacen tonterías cada vez que avistan un paparazzi, se han casado en Las Vegas en una ceremonia oficiada por un imitador de Elvis Presley y se han ayudado mutuamente con sus problemas con la ansiedad, la fama o su propia identidad.

La pareja formada por la actriz de la recién acabada Juego de Tronos, Sophie Turner, y el músico Joe Jonas es idílica en todos los sentidos, aunque les ha costado llegar hasta su felicidad actual al menos una ruptura... de 24 horas.

Lo ha contado quien da vida a Sansa Stark al diario The Times. "Fue el peor día de nuestras vidas", asegura la intérprete de 23 años sobre esta breve separación, "por un segundo ambos tuvimos los pies fríos (expresión inglesa sobre tener miedo o dudas para llevar a cabo una acción; en este caso, su boda) y 24 horas después los dos estábamos en plan 'No tiene importancia'".

Soslayadamente, la actriz dejó caer que quizá esta pequeña ruptura tuviera que ver con su salud mental, algo de lo que ya ha hablado en alguna ocasión, hasta el punto de reconocer que cuando Joe Jonas y ella se conocieron, lo hicieron en el peor momento de su vida.

"Yo estaba pasando por este tipo de fases en la que estás muy mal mentalmente", recordó Turner. "Él me decía cosas como 'no puedo estar contigo hasta que te ames a ti misma, no puedo ver que me amas más de lo que te amas a ti misma'. Eso fue muy importante porque lo hizo por mí. Creo que de alguna manera me salvó la vida ", contaba.

La intérprete, que está promocionando su nueva película, Dark Phoenix, dentro de la saga X-Men, le agradeció a su personaje en Juego de Tronos el coraje y valor que le ha dado al interpretarla durante ocho temporadas.

"Suena estúpido, pero, en cuanto a salud mental, no creo que hubiera podido superar las dificultades de mi vida -quiero decir, mis boo hoo (expresión para hablar de quejas y lloriqueos)- sin interpretar a Sansa y sin tener esa inspiración constante", aseguró finalmente. "Si ella puede hacerlo, entonces definitivamente yo puedo hacerlo", sentenció.