Sansa Stark
Sansa Stark refleja la madurez del personaje a través de su vestimenta que va cambiando. HBO

El personaje de Sansa Stark, interpretado por Sophie Turner, ha tenido el desarrollo más interesante, aunque silencioso y sutil, en Juego de tronos.

La hija mayor de Ned Stark, Señor de Invernalia y Guardián del Norte, ha pasado de ser una adolescente inocentona con delirios de convertirse en reina a una líder tranquila y resuelta que ha sobrevivido a cosas horribles.

La diseñadora de vestuario de la serie, Michele Clapton, quien ha creado la mayoría de la indumentaria (se marchó durante la sexta temporada para trabajar en The Crown de Netflix), integra magistralmente en las piezas que confecciona el simbolismo que lleva consigo cada personaje.

Cuando la ocasión lo requiere, a través de la ropa se han hecho grandes declaraciones de intenciones. "Uso el diseño de vestuario y los detalles para expresar el estado mental de cada personaje", explica Clapton. Y añade: "Me encanta este sentido de la narración. Es muy subliminal, pero cuando los fanáticos vuelven a ver los episodios, a menudo descubren pistas que se perdieron la primera vez". ATENCIÓN SPOILERS

El caso de Sansa es especialmente interesante ya que ha tenido muchas influencias (Cersei, Margaery y Littlefinger) y ha absorbido conocimientos de otros personajes como, por ejemplo, saber coser y bordar. Precisamente el poder crear su propia ropa hace que esta sea una declaración directa de cómo se siente.  

Cuando Sansa se ve obligada a contraer matrimonio con Tyrion Lannister (el Mediohombre), la diseñadora de vestuario creó un vestido con un fajín. La idea era transmitir que el personaje se sentía "confundido y atrapado". Clapton explicó durante una entrevista que Sansa realmente no sabía a dónde iba ni qué le estaba pasando. Abunda el oro y una cabeza de lobo (los Stark) entrelazada con la de un león (el símbolo de los Lannister) que es quien toma el control para establecer el dominio.

Uno de los looks más icónicos del personaje es el denominado vestido de cuervo con plumas negras en el corpiño que se extiende en forma de alas hacia sus hombros. Los fanáticos han especulado que esta era su forma de deshacerse de los diversos apodos de aves condescendientes que le han puesto. Cersei se refirió a Sansa como una "palomita", y el guardaespaldas de Joffrey, El Perro, la llamó "pajarito".

Ver esta publicación en Instagram

Lady of Winterfell #sansastark ❤️ . #sansa #gameofthrones #got #gotmemes #sophieturner

Una publicación compartida de Game Of Thrones (@gameofthronesofficialy) el14 May, 2019 a las 8:08 PDT

Pero podría ser mucho más práctico que eso, ya que Sansa se habría visto obligada a vestirse con materiales que tenía a su alrededor. "Siempre intentamos ser realistas sobre lo que está disponible en cualquier lugar", dijo Clapton a BuzzFeed en 2016 sobre el vestido. Esta poderosa apariencia pronto se vuelve a silenciar pasando de negro a gris y malvas cuando Meñique organiza un matrimonio con Ramsay Bolton, quien se ha instalado en Invernalia.

Sansa vuelve a los colores apagados, pero se apoya en su herencia. Vemos cierres con forma de pez en sus vestidos, incluidos en su traje de novia, posiblemente una de las mejores prendas de Clapton en toda la ficción de la HBO. Su vestuario adquiere un tono sombrío que se adapta a la situación al final de la temporada siete.

Después de escapar del terrible Ramsay Bolton y volver a surgir como Señora de Invernalia, Sansa saca una versión renovada de su collar circular, un guiño a la nueva Sansa que al mismo tiempo expresa orgullo por su identidad. Siempre quiso dejar a Invernalia y convertirse en reina; ahora está abrazando su herencia del norte y convirtiéndose en una líder.

Al mismo tiempo, Sansa se protege a sí misma por lo que su ropa se convierte en "una especie de armadura", según explicó Clapton en una entrevista para Elle. Para reforzar esta idea, Clapton agregó correas y correas a los trajes de Sansa: "Ella es casi inaccesible".

Ver esta publicación en Instagram

Posting spoilers from season 8, episode 2 of GoT in a few hours! BEWARE ❗️ (these photos are from season 7)

Una publicación compartida de Sophie Turner ♡ (@sophieturner) el23 Abr, 2019 a las 8:54 PDT

Turner dijo en una entrevista con Entertainment Weekly que, en la última temporada, Sansa llevaría por primera vez una armadura real elaborada en un material similar al cuero. "Quería que mi personaje llevase una armadura y fuera un poco más guerrera", dijo Turner a la publicación.

Esa armadura llegó en la octava temporada antes de la batalla de Invernalia. Efectivamente, la armadura estaba hecha de cuero en lugar de metal, pero fue por diseño. "No se trata de protección, ¡es una declaración! La armadura de Sansa es una reacción directa a la afirmación de poder de Daenerys".