Países Bajos ganó el festival de Eurovisión 2019 con la canción Arcade, interpretada por Duncan Laurence.

Nacido hace 25 años en Spijkenisse, Laurence era el gran favorito para las casas de apuestas y cumplió con lo previsto.

Arcade es una balada romántica, que Laurence canta solo en el escenario, acompañado tan solo de un piano, muy alejado de las coreografías llenas de luz de otros rivales.