La corteza terrestre podría estar fracturándose en el Atlántico, frente a la Península

  • Una reciente investigación ha relacionado esta ruptura de la corteza con dos potentes terremotos en Portugal.
Imagen de la posible brecha que estudia el geólogo Joao Duarte y que se habría abierto junto a las costas de Portugal.
Imagen de la posible brecha que estudia el geólogo Joao Duarte y que se habría abierto junto a las costas de Portugal.
JOAO DUARTE

Un grupo de investigadores ha identificado lo que podría ser el primer indicio de ruptura de la corteza terrestre en el Atlántico, frente a la costa de Portugal.

Según los científicos, este fenómeno explicaría dos episodios sísmicos que tuvieron lugar en Portugal y que los geólogos llevan décadas estudiando: el gran terremoto de Lisboa de 1755, que pudo acabar con la vida de hasta 100.000 personas —según estimaciones—, y el seísmo de Cabo de San Vicente en 1969, que mató a decenas de personas pero no causó tanto daño al producirse más lejos de la costa.

Ambos terremotos ocurrieron frente a una región marina alejada de cualquier falla tectónica activa, lo que ha desconcertado desde siempre a los científicos.

Joao Duarte, geólogo marino del Instituto Dom Luiz de la Universidad de Lisboa, es el autor principal de esta investigación que ha sido presentada recientemente en la Asamblea General Europea de Geociencias, en Viena.

En concreto, el área del lecho marino donde ha tenido lugar esa actividad se la conoce como Llanura Abisal de la Herradura. "Hablando técnicamente, está ubicada cerca del borde de la placa Azores-Gibraltar, que marca el límite entre dos placas tectónicas principales: África y Eurasia", ha explicado Duarte a FoxNews.

Según las simulaciones por ordenador presentadas en dicha investigación, una parte de la placa tectónica frente a la costa de Portugal parece estar despegándose de su parte superior, una acción que puede dar lugar a la chispa necesaria para que una placa comience a hundirse y a deslizarse bajo la otra, un fenómeno que se conoce como zona de subducción.

De confirmarse, esta ruptura de la corteza podría marcar una de las primeras etapas de contracción del Océano Atlántico. No obstante, según Duarte, el proceso de subducción se produce en escalas de hasta cinco millones de años, y es probable que continúe durante unos 10 millones de años más.

"Mi mensaje es que debemos ver este hallazgo en forma positiva. Al permitirnos conocer mejor los procesos que generan sismos, la ciencia nos da también mejores mecanismos para defendernos", ha declarado Duarte a BBC Mundo. "No debemos asustarnos, estos fenómenos ocurren y debemos estar preparados", ha concluido.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento