Juicio del 'procés'
Captura de la señal institucional del Tribunal Supremo de la sesión número 32 del juicio del 'procés'. EFE

Maite Aymerich, alcaldesa de Sant Vicenç dels Horts (Barcelona), donde votó Oriol Junqueras el 1-O, ha defendido en el juicio del procés que el exvicepresident siempre contempló que el referéndum era el punto de partida "para iniciar el diálogo" y que rechazó en todo momento la violencia.

La sustituta de Junqueras al frente de la alcaldía de este municipio ha explicado cómo fue la jornada del referéndum en la localidad, donde acompañó al líder de ERC (acusado de rebelión en el Supremo) a un centro cercano a su domicilio, donde finalmente no pudo votar ante la presencia de "un número importante" de Mossos.

"Los mossos dijeron que no se podía entrar a votar", ha dicho Aymerich, también de ERC, quien ha recordado que fue investigada por desobediencia por la Fiscalía por colaborar en la organización del referéndum y que su caso archivado.

La regidora, que rechazó declarar ante el Ministerio Público días antes al 1-O y se reafirmó en que en su municipio habría urnas, ha resaltado el "ambiente festivo" del 1-O en su localidad, con "colas importantes de personas" en los colegios y donde "no hubo violencia".

La testigo, propuesta por la defensa de Junqueras, ha explicado que al regresar al centro después de haber votado en otro cercano, Junqueras -que se enfrenta a una petición fiscal de 25 años de cárcel- pidió "mucha calma, mucha serenidad" y solicitó a los vecinos que con su actitud mostraran los "valores democráticos".

Poco después, a preguntas de la Abogacía, ha recordado que Junqueras no pudo votar en su centro de referencia porque las puertas estaban selladas con silicona. El exvicepresidente de la Generalitat, natural de Barcelona, fue alcalde de Sant Vicenç dels Horts entre 2011 y 2015, municipio donde reside su familia.

Aymerich se ha extendido en la defensa de la actitud pacífica de Junqueras, que, según ha dicho, solía dirigirse "a un público transversal" y siempre hablaba de que la "única manera de conseguir independencia era por la vía democrática". Tanto se ha explayado en hacerlo que en una ocasión el presidente del tribunal, Manuel Marchena, ha pedido al abogado de Junqueras, Andreu Van den Eynde, que reconduzca el interrogatorio.

Expulsado un exconcejal de la CUP

El tribunal ha expulsado este jueves de la sala al exconcejal de la CUP Albert Boada por llevar una camiseta pidiendo la libertad de los políticos que están en prisión preventiva por esta causa, en contra del criterio establecido por los magistrados al inicio de la vista.

Según han informado fuentes del alto tribunal, la Policía se ha percatado de que llevaba esta camiseta negra con el eslógan en catalán: "Llibertat presos polítics!" una vez que ya estaba sentado en los bancos reservados para el público. En ese momento, los agentes le han invitado a abandonar la sala, pero el hombre se ha resistido.

Una vez fuera, también se ha opuesto para entregar la tarjeta de identificación que le permite entrar como público al Salón de Plenos y ha alzado el puño por el pasillo del Supremo, han señalado las fuentes consultadas. No es primer incidente con algún miembro del público en el juicio, pero el de este jueves sí es la primera vez que se ha procedido a expulsar a alguien de la sala.