Chelo García-Cortés
La colaboradora de Telecinco, Chelo García-Cortés, a finales de 2017. GTRES

No es la primera vez este año, ni mucho menos en la historia de los realities, que algunos y algunas de entre quienes van a concursar lo hacen por motivos meramente crematísticos: necesitan dinero. Y mucho. Normalmente, por deudas con el fisco.

Ahí tenemos los ejemplos de Kiko Rivera y su esposa, Irene Rosales, en la última entrega de GH Dúo, luchando por pagar su cuantiosa deuda; o el tremendo contrato que ha firmado Isabel Pantoja con Mediaset para salvar su finca de cantora y por el que este jueves se lanzará desde el helicóptero al agua y llegará a la isla de Supervivientes 2019.

Pero ahora se ha conocido otra de esas situaciones en la que alguien que acompañará a la tonadillera en el programa de Telecinco ha entrado única y exclusivamente porque tiene parte del sueldo embargado, está a punto de perder su casa, tiene una deuda millonaria y está desesperada: no otra que Chelo García-Cortés.

Si hace apenas unas semanas Sálvame Deluxe sorprendía mostrando a Marta Roca, la esposa de la colaboradora que siempre había querido mantener el anonimato, el protagonismo recae hoy por hoy en su drama económico y la deuda que ha contraído en los últimos años.

Según Mila Ximénez, que visto lo visto no tiene reparos en lanzar a diestra y siniestra como ha hecho este miércoles con la propia Pantoja, el dinero que debe se debe, valga la redundancia, a haber vivido "por encima de sus posibilidades".

Extrema necesidad

Pudiera ser cierto, visto los retoques de belleza a los que se ha sometido García -Cortés recientemente, pero la revista Lecturas ha detallado cuáles son las razones detrás de las lágrimas y de todos los problemas que asolan la vida de la veterana colaboradora.

Según la publicación, que tilda su situación de extrema necesidad, García-Cortés está a punto de perder la casa en la que vive, en Castelldefels (Barcelona), su única propiedad.

En unos documentos a los que ha tenido acceso, Chelo García-Cortés adeudaría una suma bastante cuantiosa que le tiene embargado a la colaboradora casi el 70% de su nómina con Mediaset: 1,4 millones de euros es el montante que aún ha de pagar.

Esta asfixia financiera es la que hizo que no le quedara más remedio que pedir ayuda a la que ha sido su pareja durante 30 años, Marta Roca, la cual salió de su ostracismo deliberado y se prestó a dar la entrevista en Sálvame con tal de ayudarla (entre 18.000 y 20.000 euros se embolsó por esas dos horas de responder preguntas).

Y es, a su vez, el motivo principal por el que la mujer de la tertuliana (se casaron en 2005 por lo civil) se sentará más veces en el plató para apoyar a su esposa, mientras esta se verá las caras con Isabel Pantoja en la isla hondureña de Supervivientes.