Isabel Pantoja cuenta al detalle los motivos de su decisión de ir a 'Supervivientes 2019'

Isabel Pantoja, concursante de 'Supervivientes 2019'.
Isabel Pantoja, concursante de 'Supervivientes 2019'.
EP

Desde que hace unas semanas se desvelase que Isabel Pantoja sería la concursante estrella de Supervivientes (y, además, el contrato millonario que la unirá a Telecinco), cada palabra o aparición de la tonadillera se convierte en oro para la prensa.

A veces, ni siquiera las suyas, como en el caso de su hijo cuando supo la noticia o incluso de Jorge Javier Vázquez hablando de la conversación que ambos mantuvieron. Pero las de este miércoles se llevan la palma.

Se trata de una entrevista que le ha hecho la revista ¡Hola! a la artista y, encantada de participar en el reality que empieza el próximo día 25 en Cayos Cochinos (Honduras), Isabel Pantoja ha comentado los detalles, los motivos, lo que espera del concurso y cómo afrontará cada día en la isla.

"¿Por qué no voy a hacer lo que yo quiera? Siempre he vivido mi vida y siempre me la he buscado, desde los trece años hasta hoy en día", ha afirmado la artista, que no tendrá miedo de mostrarse tal y como es.

"Yo no voy a deja de ser Isabel Pantoja en ningún momento, porque es mi nombre, pero es cierto que van a ver a la Isabel que, realmente, mucha gente no conoce", tranquiliza a los fans, así como no tiene reparos en proclamar que ella es "muy buena ganadora... y muy buena perdedora". "Yo sé perder", confiesa.

"No me va a importar estar todo el día expuesta", se reafirma la madre de Kiko Rivera, que sin embargo evita durante toda la entrevista comentar si acude al reality para saldar sus deudas con el fisco y salvar así Cantora, escudándose en "la ilusión" que siempre le ha hecho participar.

El hambre y la pesca

"Estoy muy delgada y me han dicho que debería engordar como cuatro o cinco kilos antes de irme. Sé que no podré fumar, pero no me preocupa. ¡Ojalá consiga dejarlo!", dice con respecto a la comida, que no le importara que sea pescado casi crudo y cocos.

"Nunca he pasado hambre, aunque también es cierto que como muy poco. No soy muy comilona", revela, así como que tiene más miedo a volar que al salto desde el helicóptero: "No me preocupa, ¿no ves que hay una gran seguridad? Sé nadar, aunque no sea Esther Williams".

Lo que echará de menos, sin embargo, será su accesorio más famoso: "No me voy a poner bikini porque yo siempre he llevado traje de baño, y como estoy acostumbrada a verme sin pintar, voy a estar con coleta o con mi trenza. Lo que me pone mala es no poder tener mis gafas de sol".

Eso sí, cuando hagan fuego, "con el tizne de las brasas" se va a dibujar "unas gafas con sus patillas y todo" para que parezca que las llev puestas. Pura Pantoja. Como el tema de que sabe pescar.

"No he dicho que sea una buena pescadora, sino que sé pescar. Ahora bien, que piquen o no es una cosa distinta", opina. Los seguidores del programa ya saben qué tipo de concursante es: "Intentaré hacerlo lo mejor que sé y lo mejor que pueda. Voy a participar en casi todo lo que pueda mi cuerpo".

"Este paréntesis en mi vida me va a parecer como unas vacaciones, solo que conviviendo con gente distinta, ya que, si Dios y la Virgen del Rocío quieren, yo voy a seguir con lo mío, que es cantar. En septiembre comienzo mi gira tanto en España como en Sudamérica", asegura.

Reencuentros y despedidas

En la sesión de fotos para acompañar la entrevista, Isabel Pantoja aparece mucho más salvaje, con la melena suelta y con actitud desafiante, además de bastante retocada.

Promete sorpresas en la isla. Pero las justas, porque ella evita completamente decir el nombre de su antigua amiga íntima, la periodista Chelo García Cortés, y se limita a decir que buscará hacer "fácil en la convivencia" y que cuando haya una situación "un poco tensa, tratar de reconciliar".

Por otra parte, también deja aquí a Kiko y Chabelita, quien se puso muy contenta y deseó poder acompañarla. Y a sus nietos, claro.

"Mis niños (sus nietos) no saben todavía que su abuela se va a una isla. Me imagino su cara cuando me vean tirarme desde el helicóptero. A mi mamá, por desgracia, no se lo he dicho aún", comenta sobre su madre, Ana Martín, que ronda los 90 años y está delicada de salud.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento