"Hoy solo he tardado veinte minutos en votar por correo. Ayer vine y me tuve que ir porque había colas de una hora que llegaban incluso a la calle". Álvaro reside en Madrid y vota en Córdoba. La documentación, explica a 20minutos, le llegó el lunes, apenas 48 horas antes de que finalizara el plazo para poder emitir su voto, aunque posteriormentela Junta Electoral ha decidido ampliarlo hasta este viernes a las 14 horas.

En total, Correos ha gestionado 1.342.725 de solicitudes de votos postales para las elecciones generales y las de la Comunidad Valenciana del 28 de abril, pero la carga de trabajo es mayor que en anteriores años electorales, según los funcionarios, incluso contando con un 8,2% menos de peticiones de voto con respecto a los anteriores comicios.

A diferencia de las otras ocasiones, la fecha límite para votar por correo coincide con la de circular sin el distintivo medioambiental en Madrid. Todo ello, sumado al parón de Semana Santa y los retrasos en la entrega de documentación, ha provocado largas colas en las oficinas solicitando la pegatina del vehículo y emitiendo el voto. "De todas las gestiones, por lo menos el 70% son por alguno de estos dos asuntos", señala la directora de una de las oficinas de Madrid.

En este centro, abarrotado de gente, una pareja de ancianos se queja porque el hombre ya ha podido votar pero, dos días antes de que finalice el plazo, a su mujer aún no le ha llegado la documentación necesaria. "Es posible que ustedes estén en censos diferentes y por eso no le ha llegado el mismo día", es la respuesta que reciben. El plazo para realizar los diversos trámites se abrió el 5 de marzo y terminó el 18 de abril, pero mientras algunos con más suerte recibieron sus documentos antes de Semana Santa, muchos la encontraron en su buzón después o incluso un día antes de que acabara el primer plazo anunciado, dejándoles poco margen para acudir a Correos.

2.000 personas diarias

"Esta semana estamos atendiendo a cerca de 2.000 personas diarias", explica la directora de una de esta oficina madrileña, una cifra que supone, según sus datos, un incremento del 40% o 50% habitual. "Las elecciones se han convocado en fecha poco apropiadas, se han juntado las tres cosas", añade. Por ello, explica, han incorporado a dos personas más en la plantilla para estos días y han ampliado su horario -abrirán media hora antes y cerrarán media hora después-. Algunas, según informa la empresa pública, abrirán incluso hasta las 12 de la noche.

Incluso llegaron a abrir el Jueves Santo pese a ser festivo. En otras oficinas se han llegado a ver colas en la calle para poder votar, entre otras causas, por el retraso con el que han recibido la documentación, lo que ha provocado un gran malestar entre los votantes.

Desde Correos aseguran que ellos no tienen ninguna responsabilidad al respecto, sino que son las delegaciones del Censo Electoral las que se encargan de hacer llegar la documentación. La empresa pública ha hecho 4.500 contratos de refuerzo dedicados no solo a repartir los votos, sino también a enviar propaganda electoral o hacer las comunicaciones a los miembros de la mesa electoral.

"Me ha llegado bastante tarde la documentación, pero me ha dado tiempo a votar", señala otro de los votantes de otra oficina madrileña de Ciudad Lineal. También está muy concurrida, pero la gente que viene a depositar su voto no tiene que hacer largas esperas. En Correos han habilitado una opción específica para este asunto además de las opciones de envío y recepción de paquetes para agilizar las tareas, aunque después del caos de estos últimos días, algunos dudan de que su voto finalmente llegue a las mesas el día 28.