El vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès
El vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès EUROPA PRESS

El vicepresidente del Govern, Pere Aragonès, ha remitido un escrito ante el Tribunal Supremo en el que solicita que le exima de declarar este martes en el juicio por el 'procés' independentista, donde está citado como testigo de la acusación popular ejercida en nombre de Vox, según han explicado fuentes conocedoras de la decisión.

En su escrito, el vicepresidente esgrime que mantiene la condición de investigado por parte del Juzgado de Instrucción 13 de Barcelona, que instruye la causa por la organización del 1-O, y que, por tanto, se acogería a su derecho a no responder a las preguntas.

La cuestión es que, por la condición de aforado de Aragonès, el juzgado número 13 no le ha procesado y se ha inhibido en favor del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, que tampoco ha abierto causa formal contra él, por lo que su situación procesal actual es confusa.

La sala civil y penal del TSJC descartó en noviembre pasado investigar al vicepresidente catalán, después de que la Fiscalía Superior de Cataluña afirmara que no veía suficientes indicios para imputarlo por la organización del 1-O, como había planteado el titular del Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona.

Fuentes de su entorno sostienen, sin embargo, que el vicepresidente continua "materialmente investigado" por este juzgado, por lo que concluye que lo más adecuado sería no tener que declarar este martes, una opción por la que han optado otros investigados que han sido llamados como testigos al 'procés'.

Declaran tres exconsellers y un exdirector de los Mossos

Después del parón de la Semana Santa, la undécima semana del juicio en el Supremo arrancará por Sant Jordi con una sesión en la que sobresalen las testificales de los exconsellers Jordi Jané, Meritxell Ruiz y Jordi Baiget y del exdirector de los Mossos Albert Batlle, además de Aragonès.

De esta forma, después de que el tribunal haya oído en las últimas sesiones a decenas de policías del 1-O, el juicio recobrará esta semana el pulso político, con la comparecencia de exconsellers y de los primeros representantes políticos convocados a instancias de las defensas.

La exconsellera de Presidència Neus Munté ya compareció en el Supremo el pasado 5 de marzo, cuando testificó que "el único escenario" que intuía "era una desobediencia" como la de la consulta del 9N, porque el ejecutivo de Puigdemont no apostaba "en ningún caso" por la vía unilateral.

Ese día también testificarán Joan Vidal, gerente de Òmnium y secretario del Govern en la etapa de Puigdemont, un empleado del departamento de Trabajo y un activista independentista que colgó carteles sobre el referéndum en Badalona (Barcelona), que fue identificado por la policía local en un incidente en que intervino Jordi Cuixart.

La intensidad política continúa el miércoles

La intensidad política se mantendrá el miércoles, 24 de abril, con la declaración del portavoz del Pacto Nacional por el Referéndum, Joan Ignasi Elena, y la expresidenta de la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI) Neus Lloveras, a quien el TSJC archivó en enero pasado la causa que tenía abierta por el 1-O, al concluir que actuó al frente de una "agrupación voluntaria de municipios" con un perfil político pero no institucional.

El miércoles también han sido citados, entre otros, responsables de la ya extinta empresa postal Unipost, que según la Fiscalía efectuó encargos del Govern vinculados al 1-O, así como uno de los responsables de la asociación de Mossos d'Esquadra para la Independencia, Albert D., que en los últimos días han denunciado en las redes que ha recibido amenazas antes de su testifical.

En línea con el perfil político, el miércoles declararán el eurodiputado de ERC Jordi Solé, el ex líder republicano en Barcelona Alfred Bosch y la jefe del gabinete de Relaciones Externas y Protocolo de la Generalitat, Anna Bosch.

La undécima semana de juicio en el Supremo acabará el jueves 25 con otra intensa sesión con una veintena de testigos de las defensas, entre ellos el hasta ahora teniente de alcalde de Barcelona, Gerardo Pisarello, el exdiputado de la CUP David Fernández, el catedrático de derecho constitucional Joan Vintró, que formó parte del Consejo Asesor para la Transición Nacional, y varios diputados y senadores de la órbita de ERC.