El actor y humorista ucraniano Vladímir Zelenski derrotó este domingo con más de dos tercios de los votos al actual líder del país, el presidente saliente Petró Poroshenko, en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de Ucrania, según los primeros resultados oficiales.

"Como aún no soy oficialmente presidente, me dirijo como ciudadano ucraniano a todos los países postsoviéticos. Miradnos, todo es posible. ¡Gracias a Dios!", dijo Zelenski en su cuartel general.

El comediante Vladímir Zelenski mantiene su enorme ventaja sobre el actual presidente ucraniano, Petró Poroshenko, con el 80,87% de las papeletas escrutadasde las elecciones de este domingo, según datos preliminares ofrecidos por la Comisión Electoral Central (CEC) de Ucrania. Según las cifras de la CEC, Zelenski obtenía el 73,09 % de los sufragios, mientras que Poroshenko conseguía el 24,57 %.

Los datos oficiales señalan que en la segunda vuelta de los comicios presidenciales celebrados este domingo Zelenski se impuso en todas las regiones ucranianas, salvo en la Lvov, en oeste del país.

La participación ciudadana fue del 62,07%, casi ocho décimas porcentuales menos que en la primer vuelta, en la que Zelenski también se impuso claramente a Poroshenko.

Nada más conocer los resultados de las encuestas a pie de urna, el presidente ucraniano reconoció su derrota, pero declaró que no abandonará la política. "Como uno de los líderes políticos clave de Ucrania seguiré sirviendo a Ucrania y continuaré defendiendo la integración en la Unión Europea y la OTAN, la descentralización, la seguridad y las reformas contra la corrupción", aseguró a la prensa.

Poroshenko no se retira

El mandatario aseguró que Zelenski, de 41 años y sin experiencia política, tendrá que hacer frente a una oposición fuerte. "Quiero enfatizar que el nuevo presidente tendrá una fuerte oposición, una muy fuerte" y eso solo beneficiará al país, recalcó.
Al mismo tiempo aseguró que el comediante podrá contar con su ayuda para ponerse al día.

Zelenski, por su parte, prometió que su prioridad "número uno" en el cargo será poner fin de la guerra entre el Ejército ucraniano y las milicias prorrusas en el este del país. También abogó por reformar el proceso de arreglo basado en los Acuerdos de paz de Minsk de febrero de 2015, y apostó por un nuevo formato de negociaciones que incluya a Rusia y a los países occidentales.

Zelenski, que forjó su popularidad en la serie de televisión "El siervo del pueblo", en la que interpreta a un profesor de historia que llega a la Presidencia del país, ha prometido que permanecerá en el cargo un solo mandato.

Poroshenko, que pagó el precio de la aguda crisis económica y el enquistamiento del conflicto en el Donbás.

En el este rusoparlante, de donde es Zelenski originalmente, la victoria del actor fue aplastante, ya que sumó casi el 90% de los votos.

Poroshenko, que fue aupado al poder por la revolución del Maidán que derrocó al prorruso Víktor Yanukóvich en 2014, no tardó en admitir su derrota, aunque advirtió a renglón seguido de que la victoria de su rival será celebrada en el Kremlin.

Cese de los combates

Mientras, Zelenski prometió que su prioridad "número uno" en el cargo será el cese de los combates y, consecuentemente, el fin de la guerra entre el Ejército ucraniano y las milicias prorrusas en el este del país. "Tenemos que frenar los disparos para que nuestros chicos dejen de morir", aseguró.

También abogó por reformar el proceso de arreglo basado en los Acuerdos de paz de Minsk de febrero de 2015, y apostó por un nuevo formato de negociaciones que incluya a Rusia y a los países occidentales.

Aunque catalogó de enemigo al jefe del Kremlin, Vladímir Putin, se ha mostrado dispuesto durante la campaña a dialogar con él para lograr la paz en el Donbás.

También consideró uno de sus principales objetivos el regreso de todos los prisioneros de guerra en poder de las autoproclamadas repúblicas populares de Donetsk y Lugansk, y la liberación de los 24 marineros apresados en noviembre pasado por Rusia en el incidente naval en el mar Negro.

Falta de apoyo político

"Gracias a todos los ucranianos que me apoyaron. Gracias a todos los ucranianos donde quiera que estéis. Prometo que no os fallaré", dijo un eufórico Zelenski.

En cambio, algunos diputados opositores consideran que los ucranianos no votaron a favor de Zelenski, sino contra la guerra, el alto coste de la vida y la gestión del país desde el exterior, en alusión a Occidente.

Y, según los expertos, Zelenski será un presidente débil, que tendrá en contra al Parlamento (Rada Suprema), que celebrará elecciones en otoño, ya que no dispone de un partido político fuerte.

"La gente espera decisiones económicas del presidente, aunque esa no es una de sus facultades. Solo sabremos quién tiene más poder, si el presidente o el primer ministro tras las legislativas. Ahí, Poroshenko intentará tomarse la revancha", declaró a Efe el politólogo Vladímir Fesenko.

Eso es, precisamente, lo que animó a muchos ucranianos a apoyar a Zelenski, ya que no quieren que Ucrania tenga un sistema presidencialista como el ruso, "donde un zar lo decide todo", como comentó a Efe Yuri tras depositar su voto.

De la televisión a la presidencia

Zelenski, que cimentó su popularidad en la popular serie de televisión El siervo del pueblo, en el que interpreta a un profesor de historia que llega a la presidencia del país, ha prometido que permanecerá en el cargo un solo mandato.

Tras felicitar a su rival y ofrecerle todo su ayuda en el traspaso de poder, Poroshenko subrayó que no tiene intención de abandonar la política, y adelantó que Zelenski se topará con una oposición "muy fuerte".

Además, hizo un llamamiento a la comunidad internacional para que ayuden a Ucrania "a salvaguardar sus logros y la elección estratégica que ha hecho de integrarse en la Unión Europea y la OTAN". "¡Por favor, permanezcan al lado de Ucrania, pase lo que pase!", insistió.

Zelenski apoya tanto el ingreso en la UE, aunque no ha puesto fecha a la solicitud como Poroshenko, que habló de 2023 durante la campaña, como la integración en la Alianza Atlántica, aunque sólo tras un referéndum.