Juanes
El cantante Juanes posa en una visita a Madrid para promocionar 'La Plata'. JORGE PARÍS

El cantante y compositor, los productores musicales, el director del videoclip, la compañía de producción del mismo y sus actores principales y extras. En La plata, el último single de Juanes, todo es colombiano. El artista se reencuentra con sus raíces y con un vallenato alegre. Esa es, quizá, la clave de su éxito:seguir pegado a la realidad y a lo cotidiano.

¿Tenía la espina clavada de reivindicar Colombia?
Sí, creo que siempre ha sido parte de mi música y de mis álbumes, pero quizá en los últimos dos discos la parte colombiana no había estado tan presente la parte colombiana y tenía ese deseo de volver a tocar la raíz y el folklore colombiano.

¿Se pierden las raíces cuando se viaja tanto?
No, creo que al contrario. Quizá musicalmente o artísticamente estaba mirando a otros lados, pero siempre con la necesidad de volver ahí y coqueteando con Colombia en todas mis canciones.

¿Siente la presión de ser embajador de su país?
Presión no, pero para mi conceptualmente es muy importante partir de allá de donde vengo y de alguna forma traducirlo a mi manera de ver las cosas. Siempre trayendo otras cosas que me gustan, como el reggae, el rock, el hip-hop, lo urbano... me gusta mezclar.

¿Cómo surgió 'La Plata'?
Llevaba tiempo queriendo hacer un vallenato, que es un género musical muy querido en Colombia y había coqueteado, pero en canciones que eran más oscuras. Y tenía ganas de una canción así, más alegre, vallenata cien por ciento. Me fui para Los Ángeles y con los productores Mauricio Rengifo y Andrés Torres e hicimos La Plata.

El videoclip va marcha atrás... ¿se divierte haciendo los videclips?
Sí, es parte del trabajo y éste lo hicimos con la compañía 36 Grados, que son de Medellín, de mi ciudad. Y me divertí, yendo por la ciudad, con los amigos, cantando... también es duro, porque lleva mucho tiempo, pero es parte del trabajo.

¿La fama le ha separado de su vida anterior?
No, tengo una vida normal, tengo mi esposa, mis hijos y tenemos una vida normal en Miami. En mi casa no existe el personaje de Juanes, por así decirlo. Soy el papá de mis hijos y el marido de mi esposa y salimos a comer o al cine... una vida corriente.

¿Siempre hay que saber de dónde se viene?
Sí, hay que conocer tu propia historia y de dónde se viene para poder tener una dirección.

De Ekhymosis a ahora... ¿qué es lo más importante que ha aprendido?
Creo que he mejorado técnicamente, en el canto, la guitarra, la composición... pero la esencia de aquella época a hoy no ha cambiado, sigo siendo la misma persona, solo que he tenido la oportunidad de conocer el mundo, de aprender.

"Se fue la plata, quedó la pena"... ¿le pasa mucho que la gente se le acerque por interés?
Los amigos de la infancia, del colegio, de la universidad son mis mejores amigos, pero no me cierro a nuevas amistades y de hecho he tenido grandes amigos nuevos. Pero uno debe tener una sensibilidad para saber por dónde va la gente. Pero no me cierro y hay gente que me cae genial desde que le conozco.

¿Es intuición?
Sí, química, quizá.

¿Usa mucho sus experiencias en sus canciones, suele ser autobiográfico?
Mucho. Tiene mucho que ver la parte personal, los recuerdos, la imaginación, las historias que te cuentan las personas, lo que lees... La parte personal es importantísima, es como un actor que recurre a sus propios sentimientos para interpretar a un personaje.

¿Toma notas?
Tomo notas, escribo textos... siempre en mi teléfono. Antes lo hacía en papel, en libretas, pero es que del móvil nunca te separas y si se pierde siempre lo tienes en la computadora.

¿El amor es más importante que el dinero?
Me parece que el amor es más importante que el dinero. Todo en la vida es amor, es lo que le mueve a uno. El amor no sólo implica la alegría, el amor también es dificultad y todo lo que implica lo contrario al amor.

¿Nos hemos acostumbrado sólo a la parte romántica e idílica del amor?
Hace poco leí un artículo que decía que el amor dura entre 18 y 30 meses y luego se transforma en otros sentimientos. En mi caso llevamos casi 20 años juntos y hemos tenido un par de crisis y hemos tenido la suerte de amarnos y de superarlas y de llevarnos bien. El enamoramiento se transforma en otro tipo de amor, también muy bonito, que te puede llevar a vivir con ella toda la vida.

¿Cómo ve los festivales de ahora, que mezclan estilos musicales?
Me encanta, me parece muy bueno. Ahora son más incluyentes. En la sociedad ya hay suficientes barreras y divisiones y la música y el arte deben unir. Ahora la experiencia es increíble, compartes público con otros artistas que pueden verte en vivo y tú también puedes ver a artistas que no conocías.

Su apellido, Aristizábal, es de origen vasco, ¿tiene algún antepasado español cercano?
No... he estado en el País Vasco, en la casa Aristizábal, pero no, mis padres y mis abuelos son todos de Colombia.

Tiene más de 30 premios, incluidos 25 Grammys. ¿Dónde tiene puestos todos esos premios?
Tengo un lugar donde ensayo con mi banda en Miami y allí los tengo, en una pared.

¿Le sigue haciendo ilusión?
Cada vez es más difícil ganar un premio de esos así que es importante para mi y para el equipo.

¿El idioma español se está quitando complejos?
Definitivamente. Sólo el año pasado se consumió en Estados Unidos más música en español que country, eso dice mucho. El auge del reguetón a nivel mundial por ejemplo muestra ese cambio que está generando este idioma.

Aquí andamos a vueltas con México y el tema de la Conquista de América. ¿Hay hermanamiento o no entre España y latinoamérica?
Creo que el hermanamiento es profundo y siento que hay una conexión cultural, musical, cinematográfica, en la literatura... yo lo veo así.

Gente de Zona no incluyó a España en 'La Gozadera'... ¿los españoles son latinos o más europeos?
Para mí España es parte de lo que somos. Yo vivo en el mundo de la música. Barón Rojo, Alejandro Sanz, Miguel Bosé, Nacha Pop, Mecano, Radio Futura... son bandas que han sido muy importantes allá, yo los veo como parte de lo que somos.

Se moja mucho con las causas sociales y políticas, ¿es responsabilidad de quien tiene un altavoz hacerlo?
No necesariamente, es más una necesidad personal. Hay mucha gente que tiene altavoz y no lo hace y gente que sí. Va de acuerdo a lo que le llama la atención a cada uno.

¿Nunca le da miedo que su compromiso afecte a su carrera?
Sí, me ha pasado varias veces, porque generalmente se camina por una línea muy delgada y la gente tiene a clasificarte en un bando u otro y eso puede afectar a tu música. Puede quien diga que no le gustas, ni tu música, por situarte en un criterio político.

¿Es necesario separar al artista de la persona?
Uno como ser humano y como ser humano también tiene criterio y es raro poder dividir eso.

Michael Jackson es un ejemplo de ésto...
No se puede negar que Michael Jackson fue un genio musicalmente, fue increíble lo que hizo. Luego su vida personal fue muy oscura... el último documental no he querido ni verlo.

¿La música puede ensalzar un mensaje?
Sirve para llamar la atención sobre las cosas, pero creo que no es capaz de cambiar la opinión de las personas. Quizá sirva para sensibilizar o para acercar a ciertos mensajes.

¿Somos demasiado cabezones?
Sí, somos muy tercos y muy intolerantes, cada vez más.

¿Cómo de difícil es conciliar la vida personal con la familiar con una profesión como la suya?
Creo que los viajes son lo más duro. Hace tres días fue la confirmación de mi hija Paloma y no pude estar allí. Habría querido estar con ella. A veces mi hijo de nueve años me dice 'Papi, ¿por qué te vas otra vez?'. Y eso es duro. Van siendo más mayores y lo entienden, pero sin duda es lo más duro.

¿Recomendaría la profesión de músico?
Si amas la música, te la recomiendo, si no, puede ser la peor pesadilla. Si amas la música vale la pena luchar.

¿Qué es lo mejor que le ha dado la profesión?
La posibilidad de realizarme como persona, encontrar mi identidad. Me ha dado muchas alegrías, he podido conocer gente, viajar por el mundo...

¿Es difícil controlar el ego cuando se es conocido mundialmente?
El ego es un problema no sólo para un artista, para cualquier persona. Hay que controlarlo y al final es tu casa la que te mantiene pegado a la realidad, a tu esencia.

¿Está componiendo?
Sí, estoy casi terminando ya mi nuevo disco, que saldrá quizá a finales de año y estamos a punto de sacar otra canción en un mes o dos.

¿Qué tal se lleva con las redes sociales?
Tengo Facebook, Twitter e Instagram, que es la que más uso. No me absorben demasiado aunque a veces me quedo clavado dos horas y cuando me doy cuenta me da rabia y digo ¡tengo que soltar esto!. Pero es una oportunidad para interactuar con la gente. Twitter es un poco más violenta en general, es como una cloaca.

Y fuera de lo musical, ¿a qué tipo de cuentas sigue?
Me gusta mucho la arquitectura, sigo varias cuentas y también de arte y de tecnología y robótica. Lo demás son todo artistas, músicos, bandas... (risas)