Ariadna enseña a Javi en 'First dates su foto en la competición de bikini fitness'.
Ariadna enseña a Javi en 'First dates su foto en la competición de bikini fitness'. CUATRO

"El fitness y todo lo que le rodea es mi vida". Así de contundente se mostró Javi en su presentación de First dates. Y el programa de Cuatro acertó con su elección ya que su cita fue Ariadna, una barcelonesa que estudia un Grado Superior de Deportes, practica hípica y compite en bikini fitness.

La joven llegó al programa de este jueves buscando a un chico "sincero y cariñoso", pero admitió que había ido al restaurante de Carlos Sobera "porque mis hermanas llevan cuatro años con sus novios y a mí también me apetece tener algo serio con un chico".

En la cena, el primer tema que salió fue el de las competiciones deportivas en las que participaban y que, a causa de ello, tenían que controlar mucho la alimentación: "A mí me tienen que traer verdura, pollo y eso. El bikini fitness es bastante duro y lo paso mal, paso mucha hambre", admitió Ariadna. "La comida es lo más importante, con tanta proteína tengo un montón de gases. Sé que es normal, pero es que no paro y es horrible". Ante tal comentario, Javi le dijo entre risas que lo entendía y que "te puedes tirar pedos tranquila".

"Que una persona me diga que compite en lo que sea, que implique llevar tu cuerpo a esos límites ya me transmite algo bueno, me dice que tiene la cabeza en algo y que, si quiere un objetivo, lo consigue. Eso me parece muy importante", admitió el entrenador. El burgalés quiso saber más sobre la participación de Ariadna en las pruebas del año pasado y ella no dudó en sacar el móvil y enseñarle algunas fotos: "Solo el bikini me costó 400 euros"; comentó la joven.

Javi admitió que "mis padres son súper religiosos y si les digo que he venido a un programa de citas no les va a hacer ninguna gracia". Ariadna coincidió con él ya que "tampoco les he dicho nada a mis padres", a lo que el joven añadió: "Cuando lo vean ya verás...".

Tras la cena, fueron al fotomatón, y al finalizar las fotos se dieron un apasionado y largo beso, con las camareras del programa como testigos mirando bajo la cortina. En la decisión final, ambos admitieron que tendrían una segunda cita, y volvieron a besarse para despedirse.