Ade Goodchild
Ade Goodchild, ganador del último gran bote de Euromillones. BBC

Esta semana se ha conocido quién fue el agraciado con el bote de más de 83 millones de euros en el Euromillones del viernes 15 de marzo. Tras saberse que en febrero, el bote de 175 millones fue a parar a nueve hermanos irlandeses jubilados, en esta ocasión el agraciado fue Ade Goodchild, un trabajador de una fábrica metalúrgica en la ciudad de Hereford, Reino Unido.

Goodchild, originario del sur de Gales, fue el único acertante de la combinación agraciada con el último gran bote y esta semana ha hablado para la BBC. "Tengo 58 años y llevo 24 años trabajando en la misma fábrica. Ahora quiero comprarme una casa con piscina y viajar por todo el mundo", declaraba orgulloso posando con el premio.

Es soltero así que no tiene reparos en asegurar que "todo el dinero va a ser para mí". Lejos de lo que muchos suelen decir acerca de estos grandes premios en sorteos, Goodchild ha dejado claro que "aunque no creo que el dinero me vaya a convertir en una persona más atractiva, por supuesto que me va a cambiar. No soy de esos que va diciendo que seguirán haciendo la vida igual".

Cuenta que siempre juega solo y que cuenta con una aplicación en el móvil que le avisa de los resultados, que fue a través de la que se enteró de su gran fortuna. "Leía una y otra vez el montante del premio y veía que el único ganador era yo. Llamé rápidamente a mis padres, se quedaron en shock". "Soy hijo único y mis padres siempre han estado ahí para mí. Como todos los padres, se preocupan por mi hipoteca, las facturas y por cuánto tiempo tendré que trabajar", ha contado, "por eso les llamé rápido y solo les pude decir que gasten todo lo ahorrado para mi herencia".

Tiene claro que dejará el trabajo y que comprará la casa de sus sueños, con piscina y jacuzzi. Entre sus destinos preferidos para viajar están el Gran Cañón del Colorado y las pirámides de Egipto.