El presidente de la Generalitat, Quim Torra, aseguró este miércoles en un comunicado que seguiría "las recomendaciones de la Sindicatura de Greuges" en su informe del mismo miércoles por la tarde, un informe que expresaba el consejo de retirar los lazos amarillos "de forma excepcional".

Pero el Govern también añadió que estudiaba alternativas para sustituir a los símbolos amarillos. Una posibilidad es usar lazos blancos, con una franja roja, tal y como finalmente ha sucedido.

Este miércoles, Torra expresó su "respeto" al organismo —el Defensor del Pueblo catalán— como independiente y propio de Cataluña, pero reiteró en cambio que no ordenaría ni daría ninguna orden exigida por la Junta Electoral Central de retirada de lazos amarillos y 'esteladas' de los edificios públicos durante el periodo electoral.

"El Govern acordó el martes que, más allá de la voluntad política, seguirá las recomendaciones de la Sindicatura de Greuges, manteniendo un respeto por la libertad de expresión", dice el comunicado de la Oficina del presidente, en el que Torra reiteró su convencimiento de que "los lazos amarillos no son un símbolo partidista".

Torra reafirmó su compromiso "con la libertad de expresión en el espacio público, que no ha de ser neutral, sino libre", y resaltó que los lazos amarillos son un símbolo de recuerdo y reconocimiento con personas injustamente alejadas de su sociedad, en sus palabras.

Por la noche varios operarios retiraron los lazos amarillos de la Generalitat, pero a las cuatro de la madrugada unos activistas volvieron a colocarlos, antes de la colocación de símbolos alternativos que pasen la criba de la Junta Electoral Central.

Recomendación del Sindic

El Síndic de Greuges, Rafael Ribó, recomendó a Torra retirar los lazos amarillos de edificios de la Generalitat durante el periodo electoral y dar cumplimiento al requerimiento de la Junta Electoral Central, que se reunirá este jueves para hacer definitiva la retirada de lazos amarillos y esteladas de los edificios públicos de la Generalitat y decidir si activa los tres escenarios previstos para ello: remitir el caso a la Fiscalía, abrir expediente a Torra e instar a los Mossos a quitarlos.

Según fuentes de diversas "conselleries", el resto de departamentos del Govern podrían sustituir los lazos por otras alternativas que, según las fuentes consultadas, podría pasar por flores, adhesivos u otros elementos.

El president Torra, al parecer, ya sabía desde hace nueve días que el Síndic era partidario de retirar los lazos amarillos, según informa La Vanguardia.