La primavera, que comienza este miércoles a las 22:58 hora peninsular, será calurosa y menos lluviosa de lo normal en toda España, después del segundo invierno más seco del siglo XXI y el quinto desde 1965, y tuviera un 32% más de horas de sol y 20 veces más incendios de lo habitual

Estos son los principales datos dados a conocer este miércoles en una rueda de prensa en Madrid por los portavoces de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), Delia Gutiérrez y Rubén del Campo. Gutiérrez señaló que para el trimestre primaveral entre abril y junio hay "una mayor probabilidad" de que las temperaturas sean superiores a los valores normales en toda España y llueva menos de lo habitual en todo el país teniendo en cuenta en ambos casos como periodo de referencia el comprendido entre 1981 y 2010, con lo que añadió que no se prevé que "se dé la vuelta al invierno cálido y seco que hemos tenido".

A priori —ha continuado Gutiérrez— todas las señales apuntan a que será calurosa, y en cuanto a las precipitaciones para los meses de abril, mayo y junio la tendencia confirma que los valores serán "inferiores a los normales" en todo el país.

Con respecto al invierno que termina, la portavoz ha destacado que ha sido muy seco, "no ha llovido ni la mitad de lo que cae habitualmente" y solo se han recogido 98 litros por metro cuadrado, un 51 por ciento por debajo de la media. En este sentido, Del Campo comentó que "la percepción es que se ha comportado de una manera muy templada de día".

De hecho, la media de las temperaturas máximas (es decir, por el día) fue de 14,4ºC, que es casi 2ºC por encima de lo habitual y la más alta de toda la serie histórica, iniciada en 1965. Para encontrar el siguiente invierno más cálido de día hay que remontarse al de 1989-90. En cuanto a las temperaturas mínimas (esto es, por la noche), estuvieron 0,4ºC por debajo de la media.

En conjunto, Del Campo recalcó que fue "el invierno con mayor amplitud térmica que hemos tenido”, ya que “el ambiente seco y el cielo despejado propicia que las temperaturas sean muy distintas entre el día y la noche".

Invierno soleado

Por otro lado, este invierno resultó ser cálido en general al tener una temperatura media de 8,7ºC en el conjunto de España, con lo que fue el decimotercer invierno más cálido desde 1965 y el tercero de este siglo, y muy seco en gran parte del país, al llover un 51% por debajo de la media, de manera que fue el quinto invierno más seco de la serie histórica y el segundo de este siglo, sólo por detrás del de 2011-2012.

Además, el invierno fue muy soleado y contó con un 32% más de horas de sol de lo habitual (8 horas y 20 minutos, cuando lo normal son 6 horas y 12 minutos). Destacan los datos recogidos por la estación del Puerto de Navacerrada (Madrid), donde hubo un 64% más de horas de sol de lo normal, o Ciudad Real, con un 56% más.

Del Campo añadió que la reserva de nieve acumulada durante el invierno fue "la mitad de la media de los últimos cinco años" y la superficie calcinada por los incendios hasta el pasado 13 de marzo "equivale a lo que suele estar quemado a principios de julio". Hubo 203 focos de incendio detectados, lo que supone 20 veces más que la media para esas fechas. Todo ello se debe, según Del Campo, a la conjunción de "temperaturas altas, pocas precipitaciones y viento del sur".

Respecto al año hidrológico, que comenzó el pasado 1 de octubre, España ha registrado lluvias un 14% por debajo de lo normal. Ese porcentaje se eleva a cerca del 40% si se ciñe a este año 2019.