La 'premier' británica, Theresa May durante un debate sobre el Brexit
La 'premier' británica, Theresa May durante un debate sobre el Brexit EP

El Banco de España calcula que en el caso de que se produzca un "brexit" sin acuerdo y desordenado, el crecimiento de la economía española se reduciría en algo más de 8 décimas al cabo de cinco años. Es decir, unos 9.000 millones de euros.

La entidad ha publicado este martes el documento "Brexit: balance de situación y perspectivas", en el que explica que la reducción del nivel de empleo sería similar, con pérdidas acumuladas de hasta 0,8 puntos porcentuales en cinco años.

Según dicho informe, los costes para la economía española derivados del "brexit" podrían ser significativos, dependiendo del escenario que finalmente se materialice, pero "probablemente no desmesurados".

El informe señala que el 70 % del impacto total sobre la economía española correspondería a las consecuencias directas sobre el comercio bilateral con el Reino Unido, mientras que el resto vendría explicado por el efecto del "brexit" sobre el resto de socios comerciales de España, dentro de la Unión Europea.

En términos de los componentes del PIB, el mayor impacto sería para el avance de las exportaciones, que podrían restar alrededor de 2,65 puntos porcentuales. El impacto en las importaciones también sería significativo con una bajada de 1,78 puntos. Dentro de la demanda nacional, el efecto sobre la inversión podría ser sustancial (1,15 puntos menos), mientras que sería más moderado en el caso del consumo (0,4 puntos menos).

Escenarios diferentes, consecuencias diferentes

En un escenario alternativo de "brexit" sin acuerdo, pero con una salida ordenada, el Banco de España calcula la reducción del PIB y del empleo en 5 décimas porcentuales. Por otro lado, en una hipotética situación de salida con acuerdo comercial los efectos en la economía española apenas serían notables.

El Banco de España afirma, no obstante, que los resultados de la simulación han de tomarse "necesariamente con cautela", dado que las estimaciones no han tenido en cuenta las medidas de contingencia que han ido adoptando los Gobiernos de los países de la UE.