Todas las cábalas, finalmente, se podían explicar de una forma más sencilla. De la forma que tiene Amaia de decir las cosas, claro. Puesto que si la principal idea era que no asistió a la gala de Eurovisión -en la que se decidió que fuera Miki nuestro representante- porque iba Alfred, la ganadora de OT2017 con una rápida respuesta lo desmiente todo.

Amaia asistió este miércoles al preestreno de la nueva película de Pedro Almodóvar, Dolor y gloria, en la que participa su gran amiga Rosalía, y allí, por fin, varias semanas después, dio sus razones y ninguna cercana a no querer ver a su expareja desde octubre de 2018.

"Eso es mentira", dijo ante las preguntas sobre si había pasado página, "ya le he visto en otras ocasiones y no ha pasado nada". Y entonces, con esa mezcla de espontaneidad tan adorada por sus seguidores, continuó en declaraciones a EuropaPress: "Después de lo mal que quedamos el año pasado creo que no soy nadie para ceder el testigo a Miki en Eurovisión, según mi opinión".

Y esa era toda la explicación. No hay más. Claro que, aprovechando el momento, podía darle algún consejo al nuevo representante. "Que no se lo tome como algo importantísimo porque no lo es, es un festival y es una cosa más en la vida", aseguró.

"Estoy hablando aquí como si llevase 20 años en la industria pero no, es como lo siento yo ahora. En ese momento lo veía como lo más importante y que era lo único que hacía en mi vida. Ahora lo veo con más perspectiva", opnó sobr cómo le ha influido a ella su paso por el certamen europeo.

El esperadísimo disco

Amaia está viviendo un momento inmejorable en su vida. Recientemente se la ha podido ver en actitud cariñosa con su novio, Diego Ibáñez, vocalista del grupo indie Carolina Durante, y trabajando en su primer disco, que se está haciendo de rogar y que tiene a los fans en ascuas.

Pero ella dio grandes noticias: "He grabado todas las canciones, mi trabajo ya está, hay que retocar cosas pero estoy bastante orgullosa de cómo ha quedado". Y anticipo que "antes del disco saldrán algunas canciones", lo que luego matizósonriendo. "Pronto, menos tiempo del que pensáis", puntualizó.

La cantante, de 20 años, tiene las cosas claras: sobre su vida privada dijo que "no se esconde"; sobre su personalidad, que "es una persona normal"; y sobre el amor, que no existe nada más bonito, pero que hay "de todo tipo".

Acerca de si se atrevería, ya que estaba en el lugar más indicado, a trabajar en un pequeño papel en una película del director manchego ganador del Oscar, aseguró que por supuesto, que estaría "encantada", pero que una banda sonora completa lo ve algo complicado.

"Es demasiado, hay que tener muchos años de base para llegar a hacer eso, por lo menos en mi persona", finalizó.