Que Amaia Romero no es la celebridad más activa en redes sociales lo sabe hasta quien vive de forma analógica. Pero, por contra, cada pequeño paso que da en Twitter o Instagram tiene mayor repercusión entre sus fans. Y el último... ha sentado regular.

Como cualquier pareja que corta, dejar el pasado atrás es una tarea más que complicada. Si a esto añadimos que a la ganadora de OT 2017 se lo recuerdan cada día, peor. De ahí que haya decidido borrar de su Instagram un vídeo en el que salía con su expareja, Alfred García, y que hizo tras su paso por el certamen de Eurovisión en el que ambos participaron.

El hecho en sí, que casi cualquiera recomendaría a un amigo o a una amiga que necesita seguir con su vida, ha dividido a sus fans. Están los que no comprenden ese desprecio hacia el cantante catalán, quien no ha hecho lo propio con la artista en sus redes sociales, y en quienes la defienden porque, como dicen por el sur, "el que la lleva la entiende".

Por su parte, Alfred ha reconocido en una entrevista reciente a Cadena Dial que durante la grabación de 1016 recibió "una llamada de teléfono" que le "desestabilizó emocionalmente" y que por eso no ha salido "tan perfecto". Huelga decir a qué llamada se refería, se sobreentiende.

Ver esta publicación en Instagram

no se como agradeceros todo, de verdad💐 gracias por lo de ayer porque sigo flipando!!❤️ sois increibles😃💖

Una publicación compartida de amaia romero (@amaia) el24 Feb, 2018 a las 4:52 PST

Amaia, que sí mantiene en su perfil una instantánea tomada en Pamplona tras el festival eurovisivo en el que ambos salen sonrientes, se encuentra trabajando en su primer disco, del que ya salió un primer adelanto.

Narcís Rebollo, presidente de Universal, ha asegurado que la cantante se acercó el otro día a las oficinas a programar el 2019 y que, si bien en un par de meses verá la luz una nueva de sus canciones, el disco al completo llegará "como muy tarde en septiembre".