Trapero de nuevo en la Audiencia Nacional
El exjefe de los Mossos d'Esquadra Josep Lluis Trapero a su llegada a la Audiencia Nacional para afrontar su tercera comparecencia ante la juez Lamela. Emilio Naranjo / EFE

El exmayor de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluís Trapero, comparecerá este jueves, ante el Tribunal Supremo como testigo a las 11.00 de la mañana. Su declaración se ha adelantado respecto a la hora prevista inicialmente para la tarde.

Este cambio de horario hace pensar que el máximo responsable del cuerpo policial autonómico podría haber decidido declarar pese a que está procesado por hechos similares en la Audiencia Nacional y podría acogerse a su derecho a no declarar para proteger sus posibilidades de defensa.

En el calendario del juicio del 1-O, Trapero aparecía citado a las 16.00 horas del jueves, pero este miércoles el tribunal ha acordado un cambio de horario, ante la posibilidad de que declare y su testimonio sea largo.

Hasta el momento han testificado ante el tribunal como testigos dos comisarios de los Mossos, Manuel Castellví y Emilio Quevedo. Ambos han defendido el desempeño de su jefe al frente del cuerpo autonómico y han asegurado que pidió al expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont que suspendiera la celebración del referéndum ilegal del 1-O, aunque no lo consiguió.

La defensa de Trapero solicitó al tribunal un cambio de horario. El exmayor de los Mossos comparecerá acompañado de su abogado y todo apunta a que optará por responder ante el tribunal sobre las acusaciones que han hecho en su contra el coordinador del operativo policial, el coronel de la Guardia Civil Diego Pérez de los Cobos; el exdelegado del Gobierno en Cataluña Enric Millo y el exsecretario de Estado de Seguridad José Antonio Nieto. En todo caso la incógnita sobre su declaración no se despejará hasta mañana.

Con el objetivo de que las defensas puedan preparar a fondo uno de los interrogatorio más importantes de este juicio, se aplazarán hasta la semana próxima las declaraciones de los observadores internacionales Paul Sinning y Helena Catt, que estaban previstas para la tarde de este miércoles.

Trapero se enfrenta a una acusación de rebelión en el juicio que tiene pendiente en la Audiencia Nacional y la Fiscalía pide para él 11 años de cárcel. Están acusados también en esa causa el exsecretario general de Interior de la Generalitat César Puig, el exdirector de los Mossos Pere Soler y la intendente Teresa Laplana por los hechos ocurridos los días 20 y 21 de septiembre de 2017 frente a la Consellería de Economía en Barcelona y por la jornada del 1 de octubre.

Tras la aplicación del artículo 155 de la Constitución, Trapero fue destituido como máximo responsable de los Mossos y le sucedió el comisario Ferran López. La cúpula del cuerpo durante el 1-O está llamada a declarar como testigo y buena parte de ellos están investigados en juzgados de Cataluña por la supuesta pasividad de los Mossos durante la jornada de referéndum.