El Parlamento vota un nuevo acuerdo sobre el "brexit"
Captura de vídeo de la primera ministra británica, Theresa May, mientras pronuncia un discurso durante una sesión de la Cámara de los Comunes del Parlamento, este martes en Londres (Reino Unido). UK PARLIAMENTARY RECORDING UNIT / EFE

La salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE) puede no llegar a materializarse si los diputados no votan este martes a favor del acuerdo del brexit, afirmó la primera ministra británica, la conservadora Theresa May.

Al intervenir en el debate sobre el pacto que se votará en la Cámara de los Comunes, May esgrimió que el "divorcio" británico de la UE, fijado para el próximo 29 de marzo, "podría estar perdido".

"El peligro para aquellos de nosotros que queremos tener fe en el pueblo británico y cumplir con su voto del brexit es que, si esta votación no sale adelante, si este acuerdo no es aprobado, entonces el brexit podría perderse", subrayó May.

"Creo que es totalmente imperativo para esta cámara que cumplamos con la decisión tomada por el pueblo británico en junio de 2016 y que cumplamos con ese referéndum y que cumplamos con el brexit", agregó May, que habló con muchas dificultades a causa de una afonía.

Según insistió la premier británica, "hay un peligro" de que, si el pacto es rechazado esta noche, "podamos terminar en una situación en la que no tendríamos brexit".

Recalcó que negoció con Bruselas unos instrumentos legales adicionales al acuerdo, que suponen la mejor opción disponible para el Reino Unido, cuando faltan menos de tres semanas para el divorcio del país del bloque europeo.

May afronta una previsible derrota en la votación de este martes -prevista para las 19.00 GMT-, después de que el llamado Grupo de Investigación Europea (ERG, por sus siglas en inglés), integrado por diputados conservadores euroescépticos, manifestase que "no puede recomendar" apoyar el acuerdo del "brexit"

El socio de May, descontento con el acuerdo

El norirlandés Partido Democrático Unionista (DUP), socio del Gobierno británico, dijo este martes que la primera ministra del Reino Unido, Theresa May, no ha efectuado "avances suficientes" para lograr cambios "legalmente vinculantes" en la salvaguarda fronteriza del acuerdo de ruptura entre Londres y la Unión Europea (UE).

La formación ultraconservadora mostró en un comunicado su descontento con las modificaciones introducidas en el acuerdo del brexit y, aunque no precisó qué decisión tomará esta noche en la votación del pacto en el Parlamento de Westminster, los medios apuntan a que dirá "no", en lugar de abstenerse.

La posición del DUP coincide con la del abogado del Gobierno británico, Geoffrey Cox, quien mantiene que las modificaciones "reducen" el peligro de que el Reino Unido permanezca indefinidamente en la controvertida salvaguarda, pero el "riesgo legal" permanece "sin cambios".

El partido norirlandés recordó que la premier conservadora se comprometió a lograr "cambios legalmente vinculantes" en ese mecanismo de seguridad diseñado para mantener abierta la frontera entre las dos Irlandas, después del rechazo del Parlamento al acuerdo del brexit que ella misma pactó con Bruselas en noviembre.

"Reconocemos que la primer ministra ha efectuado progresos limitados en sus conversaciones con la Unión Europea. Sin embargo, en nuestra opinión, no se han logrado avances suficientes hasta este momento", señaló en la nota el DUP, cuyos diez diputados en Westminster permiten a May gobernar en minoría.

Después de analizar el informe de Cox y el de sus propios asesores legales, el DUP consideró que la salvaguarda (backstop en inglés) aún presenta "riesgos" para la integridad "territorial y económica" del Reino Unido, así como para su autoridad a la hora de abandonar este mecanismo de manera unilateral si "llegase a activarse".

"Nosotros queremos un acuerdo que funcione para todas las partes del Reino Unido. Apoyaremos el acuerdo adecuado, el que respete el resultado del referéndum y la posición de Irlanda del Norte como una parte integral del Reino Unido", subrayó la formación en referencia a la consulta del brexit de 2016, en el que la mayoría del electorado de la región, no obstante, votó a favor de la permanencia en la UE.

El DUP también criticó a los negociadores comunitarios por su "intransigencia" y abogó por que "todas las partes" se comporten de forma "razonable" para cerrar un pacto de salida, a 17 días de la fecha oficial del brexit.

La salvaguarda establece que el Reino Unido permanezca en la unión aduanera y que Irlanda del Norte también esté alineada con ciertas normas del mercado único hasta que se establezca una nueva relación comercial entre ambas partes, un proceso que puede durar años.

Por ello, el ala euroescéptica tory y el DUP temen que el país permanezca atado a las normas del mercado único si Londres y Bruselas no llegan a un acuerdo comercial (negociado en el periodo de transición hasta finales de 2020) tras el brexit.

Corbyn, en contra del acuerdo

El líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, confirmó este martes que la formación que encabeza votará en contra del acuerdo del brexit en el Parlamento británico.

Durante el debate que precede a esa votación, el político lamentó que el Gobierno no haya conseguido cambiar "ni una palabra" del pacto, que continúa, a su juicio, siendo "tan malo" como era en enero.

Corbyn recordó que entonces el texto sufrió la mayor derrota en una votación parlamentaria que ha padecido un Ejecutivo en el Reino Unido e insistió en que este documento sigue siendo "literalmente lo mismo".

El Gobierno conservador no ha conseguido "ninguno de sus objetivos" de introducir cambios legales en el pacto, indicó Corbyn, que parafraseó al abogado del Ejecutivo, Geoffrey Cox.

Este reconoció este martes en la Cámara de los Comunes que los nuevos documentos acordados entre Londres y Bruselas no eliminan por completo el "riesgo legal" de que el Reino Unido permanezca indefinidamente en la polémica salvaguarda irlandesa.

Para el líder opositor, el pacto "daña la economía, pone en riesgo el sistema sanitario y empeora los estándares de vida" de los británicos.

"La gente quiere certeza y el acuerdo no la ofrece", aseguró, al tiempo que esgrimió que no es verdad que este tratado sea el único posible, tal y como ha manifestado el Gobierno.

La primera ministra, Theresa May, necesita que un total de 318 diputados apoyen esta tarde su pacto para que salga adelante, algo que se antoja complicado después de que varios adelantaran que no lo van a respaldar.