Bundt cake de chocolate blanco
Bundt cake de chocolate blanco  EMMA GARCÍA

Por muy bien que suene decir que hemos pasado la tarde preparando un bundt cake, en realidad se trata simplemente de un bizcocho, aunque para poder llamarse de esa manera tiene que estar preparado, eso sí, en un molde específico.

Los moldes característicos de bundt cake tiene forma de corona, son bastante altos y tienen un orificio en el centro que, al parecer, consigue un horneado más rápido y uniforme. No hay ninguna norma sobre los ingredientes por lo que hay montones de recetas y también de moldes.

Para hacer el bizcocho un poco más british hemos usado buttermilk, una especie de crema agria que se emplea mucho por allí para elaborar postres. Como no es fácil de encontrar por aquí, hemos preparado una versión casera, que tampoco tiene ningún misterio y le da un toque realmente bueno.

Ingredientes

  • 400 gr. de chocolate blanco (200 gr. para masa y 200 gr. para cobertura)
  • 250 gr. de mantequilla (textura pomada)
  • 350 gr. de harina de trigo
  • 5 huevos
  • 15 ml. de esencia de vainilla
  • 15 gr. de levadura química
  • 250 ml. de leche entera
  • Zumo de medio limón
  • Una pizca de sal

Preparación

Empezamos con el buttermilk casero. Para ello, solo tenemos que exprimir el zumo de medio limón y mezclarlo con la leche. Lo dejamos reposar 15 minutos.

Precalentamos el horno a 200º. Derretimos 200 gr. de chocolate al baño María o al microondas con una potencia media-baja e intervalos de 30 segundos. Lo dejamos templar.

En un bol mezclamos el azúcar con la mantequilla y batimos con una varilla manual o eléctrica. Batimos un huevo con un tenedor y lo agregamos a la mezcla. Cuando esté bien integrado repetimos el proceso con otro huevo hasta incorporar los cinco. Añadimos el chocolate derretido y la vainilla, y removemos.

En otro bol grande tamizamos la harina, la levadura y la sal. Vamos añadiendo una parte de la mezcla de harina y levadura al bol con el azúcar, huevos y mantequilla, seguido de una parte de buttermilk. Vamos removiendo y alternando la mezcla de harina con buttermilk hasta acabarlos. Mezclamos bien para que todo quede bien integrado.

Engrasamos un molde bundt con mantequilla. Horneamos durante 30 minutos. Pinchamos con un cuchillo para comprobar si está hecho, si sale limpio estará listo. Sacamos del horno, dejamos templar y desmoldamos con cuidado.

Derretimos los otros 200 gr. de chocolate blanco y bañamos la parte superior del bizcocho. Opcionalmente podemos rallar un poco más de chocolate y espolvorear para decorar.