Airbus inaugura la primera estación de retrofit A400M de la planta de San Pablo
Imagen del interior de la primera estación de retrofit A400M, en la planta de San Pablo (Sevilla). AIRBUS

La supresión del programa del avión gigante A380 afectará a entre 400 y 500 empleados en las diferentes plantas que el constructor aeronáutico Airbus tiene en España, indicó este martes la empresa.

Un portavoz del grupo precisa que eso no implica que vayan a ser "despedidos", aunque aseguró que ello "depende de las negociaciones que se van a iniciar ahora con los sindicatos".

Airbus confía en que la aceleración de la cadencia de fabricación de otros modelos, sobre todo del A320 y del A350, les permitirá ofrecer a los afectados soluciones alternativas de recolocación dentro del grupo. "El objetivo de la empresa es recolocarlos", insistió el portavoz, quien señaló que anualmente hay 12.000 empleados que cambian de puesto en el grupo, que ofrece "numerosas posibilidades de movilidad interna".

Al tiempo, el grupo se comprometió a poner en marcha programas de reconversión específicos "para facilitar la recolocación entre funciones y proyectos".

Alemania y Francia serán los países más afectados

Airbus reunió este martes en Toulouse a su Comité de Empresa Europeo para informarles de las consecuencias que tendrá para la plantilla el abandono por falta de pedidos del avión más grande de su gama a partir de 2021. En total, entre 3.000 y 3.500 trabajadores se verán afectados por esta decisión, menos del 3% de la plantilla de Airbus, indicó el grupo en un comunicado. De ellos, unos 1.300 son operarios y unos 2.100 efectúan labores administrativas, precisó.

[A FONDO: ¿Cuál es la presencia de Airbus en España y qué supondrá para el país el fin de su A380?]

Alemania y Francia serán los países más afectados, con entre 1.100 y 1.200 puestos en cada país, seguidos del Reino Unido, donde entre 500 y 600 empleados dejarán de trabajar en el avión gigante. Airbus presentó a los sindicatos la hoja de ruta del programa A380, del que quedan 17 aviones por entregar a los clientes, además de los servicios que deben prestarse a las aerolíneas que los explotan en la actualidad.

La empresa aspira a una "transición gradual de la producción en serie con una adaptación industrial y de las compras" y con el mantenimiento "del soporte en servicio durante los próximos años". El pasado 14 de febrero Airbus anunció que en 2021 dejaría de fabricar el A380, un programa lanzado en 2000 para competir con su rival estadounidense Boeing, pero que no despertó una demanda suficiente como para justificar su continuidad.