Ninguna ciudad puede estar aislada del mundo. Desafíos como la gobernabilidad, el acceso al agua, la gestión de los residuos, el cambio climático, la superpoblación, las migraciones, la movilidad sostenible y los derechos humanos son cuestiones globales con un impacto diferente en cada red urbana.

El Área de Internacional y Cooperación del AMB cuenta con dos grandes prioridades para aportar soluciones a estos problemas: reforzar el papel de las áreas metropolitanas y trabajar en proyectos de cooperación en el mundo.

Consolidar el 0,7%

Uno de los hitos más importantes conseguidos por el AMB es haber llegado a destinar el 0,7% de sus ingresos a planes de cooperación, que actualmente alcanza los dos millones de euros. Una de las grandes líneas en este campo es el trabajo con personas refugiadas en el Mediterráneo Oriental, destinándose el 51% de las acciones.

Debido a la crisis humanitaria por el conflicto bélico en Siria, el AMB promueve diversos programas en Grecia, Turquía, Líbano y Jordania, con proyectos centrados en los derechos de las personas afectadas y en acciones de sostenibilidad ambiental como la gestión de residuos y la provisión de servicios de agua.

Trabajo con refugiados

Por ejemplo, en Lesbos, Grecia, se trabaja en la transformación de los chalecos salvavidas en objetos útiles; en el Líbano, con la Cruz Roja local, se mejoran campos de refugiados en condiciones dignas; en el noroeste de Siria se han iniciado programas de gestión del agua, en colaboración con la Media Luna Roja kurda, y proyectos de acción humanitaria en Alepo, colaborando con Acnur.

Otros proyectos de cooperación apuntan a mejorar la gobernanza en áreas metropolitanas de Mesoamérica y el África subsahariana, como los programas de movilidad en Maputo y en Mozambique, o los proyectos de espacios públicos en El Salvador.

Todos estos programas de cooperación tienen un alcance transversal, ya que los técnicos y técnicas del AMB de las áreas de Movilidad y Transporte, Medio Ambiente, Espacio Público, Urbanismo y Servicios Generales comparten sus experiencias en otros países y regiones. "No se trata de traspasar conocimientos, sino de intercambiarlos, para que haya un aprendizaje mutuo", precisa Oriol Illa, director de Relaciones internacionales y cooperación del AMB .

Cambios desde dentro

"La promoción de las políticas de cooperación también se hace reforzando el trabajo desde dentro del territorio", describe Oriol Illa,. "La idea es que todos los proyectos tengan una mirada local y global, porque lo que pasa en el Mediterráneo tiene impacto en toda el área metropolitana de Barcelona", añade.

Por eso, desde este organismo se impulsan una serie de acciones de cooperación coordinada. Además, con 11 ayuntamientos de la metrópoli, se impulsa el programa de Educación para la Ciudadanía Global.

Redes metropolitanas

Con este trabajo, el AMB refuerza su liderazgo en varias redes de ciudades y áreas metropolitanas en el mundo, con una liderazgo activo en las organizaciones Medcities, una red de áreas metropolitanas del Mediterráneo, donde el AMB ostenta la secretaría general y la sede se encuentra en Barcelona; y Metropolis, Asociación Mundial de Áreas Metropolitanas y Grandes Ciudades, en la que tiene la copresidencia.

El papel internacional del AMB también fue reconocido con el acuerdo con la Generalitat de Cataluña para financiar proyectos europeos por 70 millones de euros, además de una subvención de 30 millones de euros de los Fondos Europeos FEDER. Desde el AMB se participó en 29 proyectos europeos e internacionales por 3.720.000 de euros, de los que 2.720.000 son financiación externa.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.