Conductores de VTC concentrados en la avenida Diagonal de Barcelona
Conductores de VTC concentrados en la avenida Diagonal de Barcelona EUROPA PRESS

El nuevo reglamento del Área Metropolitana de Barcelona (AMB) sobre licencias de vehículos de alquiler con conductor, los llamados VTC, prevé multas de hasta 6.000 euros para quienes incumplan la nueva normativa, que obliga a contratar estos servicios con una hora de antelación mínima.

El AMB prevé aprobar este martes el documento, al que ha tenido acceso Efe, que se acoge a los supuestos que fijó la Generalitat catalana -medioambientales, de congestión y de seguridad- para elevar el período de contratación contemplado en la norma autonómica, de 15 minutos, hasta la hora.

En caso de que se incumpla este punto, el más controvertido del reglamento y el que provocó la marcha de Uber y Cabify de la capital catalana, las sanciones para los vehículos VTC infractores ascenderán hasta los 1.400 euros.

En el mismo epígrafe se recogen prácticas como la captación de clientes en la calle o en puntos reservados para taxis, incumplir los dos días de descanso obligatorios y no disponer de una póliza de seguro en los parámetros exigidos.

Como infracción "muy grave" y, por lo tanto, sancionado con hasta 6.000 euros, se contempla la prestación del servicio sin inscripción previa en el Registro de Vehículos o poner en riesgo la seguridad del pasaje, entre otros.

Precisamente, el Registro de Vehículos es una de las claves del nuevo reglamento, ya que los VTC deberán hacer constar en él todas sus carreras: "el día y la hora prevista de recogida, el origen y destino y los recorridos mínimos y máximos previstos".

Asimismo, "los vehículos afectos a los servicios urbanos deberán disponer de un dispositivo homologado que permita acceder a los trayectos realizados y puntos de estacionamiento, de forma georeferenciada y con horarios de prestación".

Gracias a toda esta información, se podrá fiscalizar que los VTC cumplan con las restricciones que les impone el nuevo reglamento metropolitano, que ha provocado el rechazo del sector incluso antes de salir a la luz.

Además de obligar a contratar con un mínimo de 60 minutos de antelación, el reglamento también fija dos días de descanso obligatorio -uno entre semana y otro en fin de semana- para los conductores de VTC, que no podrán captar a pasajeros en la calle y tampoco podrán usar la geolocalización para que los usuarios sepan por dónde están circulando.

En este sentido, la norma subraya que "si el vehículo está circulando sin pasajeros, el conductor tendrá que justificar la inscripción del servicio en el registro de servicio correspondiente o, si es el caso, que se dirige a su lugar de estacionamiento".

A los vehículos inscritos en el registro se les entregará una acreditación, consistente en un adhesivo identificativo que se tendrá que poner en un la parte inferior derecha de la luna delantera del vehículo.

Con todo, en el preámbulo del reglamento el AMB incide en que el objetivo del mismo es garantizar la convivencia "proporcionada" entre taxis y VTC, a partir de la premisa de que prestan servicios "diferentes"


Consulta aquí más noticias de Barcelona.