Port de Barcelona
Los taxistas del área metropolitana que protestan contra los vehículos de alquiler con conductor (VTC) han abandonado el Port de Barcelona tras saltarse un primer cordón de la Guardia Civil. EFE/Enric Fontcuberta

El sector del taxi afronta este martes el quinto día de huelga indefinida, una jornada que estará marcada por la reunión que han mantendrán por la tarde con el conseller de Territori, Damià Calvet, para analizar la propuesta del Govern sobre la regulación de los vehículos con conductor (VTC).

Tal y como habían anunciado, la jornada de protestas de este lunes de los taxistas en Barcelona ha sido más intensa que en días anteriores. Así, además de mantener cortada la Gran Via de Les Corts Catalanes, entre las calles Entença y Bailèn, los taxistas se han concentrado a primera de la mañana ante la sede de la conselleria de Economía, ya que consideran que el culpable de la propuesta «insuficiente» del Govern es el departamento que dirige Pere Aragonès.

Más tarde unos 2.000 taxistas se han dirigido a pie hasta el parque de la Ciutadella con la intención de entrar en el Parlament de Catalunya donde los Mossos d'Esquadra han impedido por la fuerza que entraran en el interior para protestar frente al Parlament.

En este punto, tres agentes de los Mossos han resultado heridos de diversa consideración, uno de ellos al recibir el impacto de una botella de vidrio en la cabeza, en los enfrentamientos con los taxistas.

Ataviados con chalecos amarillos, los manifestantes han marchado hasta la Ronda Litoral, donde han cortado esta vía en las dos direcciones a la altura de Vila Olímpica. El tráfico de la Ronda ha estado cortado durante buena parte de la mañana y se ha producido una agresión de taxistas a un coche VTC que llevaba pasaje.

Paralelamente, un grupo de taxistas se ha dirigido hasta el acceso del Port de Barcelona donde la Guardia Civil –encargada de la seguridad– les impidió el paso. Fruto del forcejeo, un agente de la Guardia Civil resultó herido en la nuca.

El Govern plantea congelar el decreto VTC

Ante las protestas, el conseller de Territori, Damià Calvet, ha abierto la puerta a retrasar la aprobación del decreto que prepara el Ejecutivo autonómico para regular los VTC, pero ha llamado a taxistas y a empresas VTC a negociar «sin chantajes».

En rueda de prensa tras reunirse con representantes de las empresas de vehículos con conductor –que agrupa a compañías como Uber o Cabify– Calvet ha reconocido que las posiciones entre una y otra parte parecen «irreconciliables».

El conseller se planteaba el pasado viernes aprobar este decreto en un mes, pero vista la actual situación, con la huelga indefinida de los taxistas y las protestas de los VTC, admitió que «es posible que el calendario quede afectado».

En el rifirrafe que mantiene con la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, el conseller Calvet insistió en que alargar la precontratación de los VTC más allá de los 15 minutos planteados por la Generalitat compete al Área Metropolitana de Barcelona (AMB), que preside Colau. En este sentido, Calvet instó a la alcaldesa y presidenta del AMB a que «asuma sus responsabilidades y no se esconda tras la Generalitat».

Sobre los incidentes protagonizados por taxistas contra conductores VTC, el presidente de esta patronal, Eduardo Martín, ha cifrado en 80 los vehículos de alquiler con conductor (VTC) dañados por las protestas de taxistas de este fin de semana en Barcelona.

«La violencia no es tolerable en ningún caso», expresó Martín junto al presidente de Unauto VTC Catalunya, Josep Maria Goñi, y la directora global de Regulación de Cabify, Marta Plana, tras la reunión con el conseller de Territori, Damià Calvet.

Movilidad complicada

Los taxistas mantienen en su cuarta jornada de huelga indefinida, el corte parcial de la Gran Via de les Corts Catalanes, donde han instalado sus vehículos en la calzada central entre las calles Entença y Bailèn, ha informado la Guardia Urbana.

Además, los conductores de VTC se han concentrado en la avenida Diagonal, donde han ocupado a primera hora dos carriles de la calzada central en sentido salida de la ciudad, desde la plaza Francesc Macià al Palau de Pedralbes.

Poco después han ampliado la protesta ocupando también un carril de la calzada central entre la calle Numància y la plaza Francesc Macià en sentido entrada.

Estos cortes han afectado al recorrido de varias líneas de autobús: en Gran Via las líneas D50, H12, V13, 7, 19, 24, 52, 54 y 62 no paran entre Balmes y el paso de Gràcia en ambos sentidos, y en la Diagonal no paran entre Francesc Macià y Palau Reial las líneas 6, 7, 33, 34, 63 y 67.

La Guardia Urbana ha recomendado a los ciudadanos que tengan que desplazarse por la ciudad que utilicen el Metro, para evitar las afectaciones en el tráfico.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.