Juanma Moreno
El presidente de la Junta, Juanma Moreno, en una de sus intervenciones en la primera sesión de control a su Gobierno. JULIO MUÑOZ/EFE

El Parlamento de Andalucía acogió este jueves una jornada inédita con la primera sesión de control al Ejecutivo del popular Juanma Moreno, en la que el presidente hizo algunos anuncios de futuras medidas, muchos parlamentarios se estrenaron en la tribuna, Cataluña se coló en el debate y Moreno y la expresidenta socialista Susana Díaz mantuvieron su primer cara a cara con esta última como nueva líder de la oposición.

En el capítulo de medidas, la más concreta fue la ampliación a 24 meses de la tarifa plana reducida de 50 euros para los autónomos, así como la creación de una tarifa "superreducida" de 30 euros para jóvenes y mujeres del ámbito rural, que se aprobarán en el Consejo de Gobierno del próximo martes. "El Gobierno quiere ser aliado de todos los autónomos", manifestó el presidente de la Junta, mientras que el sector celebró el anuncio asegurando que "será un impulso para el empleo".

Igualmente, Moreno anunció que su Ejecutivo está preparando un decreto ley para centralizar la dirección, supervisión y evaluación de todas las entidades dispersas de la conocida como "administración paralela", así como una Ley de Función Pública para despolitizar la Junta, que garantice la "profesionalidad, imparcialidad y honestidad de los trabajadores públicos". El Gobierno trabaja también en una revisión de la Ley de Transparencia y en una reforma de la Ley Electoral, para hacerla "más justa y adecuada".

También se habló ayer en la Cámara de impuestos. Lo hizo en primera instancia el portavoz de Vox, Alejandro Hernández –el único de su grupo que intervino durante toda la sesión–, que recriminó a Moreno el "retraso" en la aplicación de medidas que los populares anunciaron, en concreto, la llamada por ellos mismos "bajada masiva de impuestos".

El presidente de la Junta, que aseguró que la reducción de la presión fiscal es una "prioridad" para su Gobierno, garantizó que los impuestos se van a bajar, no solo el de sucesiones y donaciones. Se hará, añadió, "con rigor, seriedad y responsabilidad, pero se va a hacer". Aunque especificó que, antes de llevar a cabo estas políticas, tienen que saber "de dónde partimos, porque han sido cuatro décadas de gobiernos socialistas, para marcar el rumbo hacia donde vamos".

El libro de Sánchez y Cataluña

Las alusiones a la "herencia socialista" fueron habituales, tanto en las intervenciones del PP-A como en las de Cs, que protagonizó una de las intervenciones más duras, la de su portavoz parlamentario, Sergio Romero. Este acusó al PSOE-A de cometer "los siete pecados capitales" en sus 37 años en la Junta, "gastando el dinero con gula, usando tarjetas de crédito en prostíbulos con lujuria, gobernando con soberbia, agarrándose a los sillones por avaricia, haciendo la vista gorda a la corrupción por pereza y llevando a cabo una oposición con ira y envidia". "Deberían confesarse por haber estado sosteniendo en la pasada legislatura al Gobierno de los siete pecados capitales", le respondió en su intervención Díaz.

Pero era el cara a cara entre la socialista y Moreno uno de los momentos más esperados de la sesión. Díaz comenzó mostrando su "respeto institucional" al Gobierno, sin dudar "nunca" de su legitimidad. "No me escuchará ese término ni tampoco el de okupa", le espetó la expresidenta a Moreno, en clara referencia al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Por su parte, el popular aconsejó a Díaz que eche "un vistazo al Manual de Resistencia", libro que este jueves presentó el socialista, porque "le va a hacer falta en estos cuatro años".

La sesión finalizó con otro momento inédito en el Parlamento, cuando el PSOE-A se negó en bloque a votar dos iniciativas, una del PP-A y otra de Cs, contra "el golpe de Estado" en Cataluña y "en defensa de la unidad de España", que salió adelante con el apoyo del Gobierno y los votos de Vox. Durante el debate de las proposiciones no de ley (PNL), que se celebró al mediodía con una Cámara con más asientos vacíos que ocupados, los socialistas calificaron esta iniciativa de "cortina de humo" y criticaron que el PP y Cs hayan llevado antes esta PNL que una sobre Andalucía que, además, se basa en "mentiras", porque "no ha habido ni una sola cesión" al Gobierno catalán.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.