Marsai Martin, Mikaila Ulmer, Ryan Kelly, Moziah Bridges y Cory Nieves
Marsai Martin, Mikaila Ulmer, Ryan Kelly, Moziah Bridges y Cory Nieves. ARCHIVO

Si a finales de 2018 se conocía el caso de Ryan, el pequeño youtuber de ocho años que se había embolsado 22 millones de dólares gracias a su canal Ryan ToysReview donde habla de sus juguetes, desde BBC han repasado cinco casos de niños exitosos que ganan más 200.000 dólares al año (más de 176.000 euros).

El primero de ellos es Marsai Martin, de 14 años. Ella es la productora ejecutiva más joven de la historia de Hollywood y también es la estrella de la serie Black-ish. Este año estrena Little, donde es productora y actriz a la vez. "Es la primera vez en la que estoy delante y detrás de una cámara en una película, pero no va a ser la última", ha dicho la joven, que solo con este trabajo se ha asegurado 200.000 dólares, una cifra que podría llegar al medio millón si la recaudación es buena.

Cory Nieves es el segundo en la lista. A sus 15 años es director ejecutivo de Mr Cory's cookies, un negocio de galletas comenzó cuando tenía seis años en Nueva Jersey con ayuda de su madre. La idea del pequeño Cory surgió cuando se le ocurrió la idea de regalar un coche a su madre. Para ello, comenzó vendiendo chocolate caliente en su barrio, y luego galletas. Tal fue el éxito que su pequeño negocio acabó convirtiéndose en una empresa, Mr Cory's, a nivel estatal que en 2017 ya vendía la friolera de 50.000 galletas. Sus paquetes de galletas se venden hoy por todo Estados Unidos a 25,95 dólares.

El tercero es Moziah Bridges, un veterano de los negocios a sus 17 años. Con solo nueve, creó Mo's Bows, una marca de corbatas y corbatines. ¿La razón? No encontraba una que se ajustase a sus necesidades. Empezó a hacerlas él con ayuda de su abuela. En 2017 ya había firmado un contrato millonario por el que las fabricaría para los 30 equipos de la NBA. Sus ventas superaron los 600.000 dólares en 2018.

La cuarta es Mikaila Ulmer, quien a sus 13 años se ha convertido en directora ejecutiva de Me & The Bees Lemonade, una empresa que limonadas en más de 500 tiendas en Estados Unidos. Comenzó a vender limonadas y venderlas en un puesto cuando apenas tenía cuatro años y, con nueve, firmó un contrato de 11 millones de dólares con la cadena Whole Foods.

Cierra la lista Ryan Kelly, un niño amante de los animales, y en especial de la salud de su perro. Con 10 años ideó, con ayuda de su madre, golosinas saludables para mascotas y montaron la empresa Ry's Ruffery. Lograron financiación gracias al programa de televisión Shark Tank y sus ganancias pasaron de 800 dólares a cifras millonarias. Hoy es un empresario de éxito con solo 14 años.