Celáa advierte de que España mantiene su posición frente al Brexit
Celáa, en una rueda de prensa tras el Consejo de Ministros. EP

El Gobierno de Pedro Sánchez tiene previsto aprobar mañana viernes 15 de febrero en Consejo de Ministros el proyecto de ley de reforma de la Ley Orgánica de Educación (LOE), también conocida como 'Ley Celaá', y que pretende derogar también la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) aprobada en 2013 con la mayoría absoluta del Partido Popular, y que ha sido cuestionada desde entonces desde diversos ámbitos educativos.

Según han confirmado fuentes del Ministerio de Educación, con la aprobación del proyecto de ley en el Consejo de Ministros comenzará su tramitación parlamentaria, aunque todas las iniciativas del Gobierno quedan supeditadas de la decisión del presidente, Pedro Sánchez, de convocar o no elecciones generales y disolver las cámaras, lo que frenaría la tramitación de la 'Ley Celaá'.

La ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, apuntó en julio del año pasado durante su primera comparecencia en el Congreso que pretendía derogar de forma "urgente" los aspectos más "lesivos" de la LOMCE, aunque el pasado mes de octubre señaló que la reforma se llevaría a cabo antes de Navidad. Finalmente, en noviembre presentó el borrador en el que se incluía, en su parte final, una disposición que deroga por completo la LOMCE, Ley Wert.

[A FONDO: Principales cambios que propone la "Ley Celaá"]

El Ministerio de Educación quiere que algunos de estos cambios entren en vigor en el curso siguiente al de su aprobación, que sería 2019-2020, entre ellos, las modificaciones en la evaluación y condiciones de promoción de las diferentes etapas educativas, las condiciones de acceso a las enseñanzas y las modificaciones en las condiciones para titular en Primaria, Secundaria y Bachillerato. Es decir que la posibilidad de titular Bachillerato con una asignatura suspensa por "compensación", como explicó la ministra, podría estar vigente el próximo curso.

Sin embargo, además de la incertidumbre de la posible convocatoria de elecciones generales, la 'Ley Celaá' necesitaría sumar apoyos para su aprobación en el Congreso, ya que Unidos Podemos, el principal socio parlamentario del Gobierno, apuntó en diciembre que no prestará apoyo a la reforma en los términos en los que está redactada.

"Este anteproyecto cuenta ahora sólo con 84 diputados", dijo la portavoz de Unidos Podemos, Ione Belarra, que considera que la 'Ley Celaá' "escucha más a PP y Ciudadanos que a la comunidad educativa". Ante esta situación, el sindicato CCOO pidió a la ministra Celaá este pasado martes que derogue los "aspectos más lesivos" de LOMCE mediante Reales Decretos para que "tenga una aplicación inmediata".