Propuesta para el nuevo cauce del Turia
El concejal de Devesa-Albufera, Sergi Campillo, y el alcalde de València, Joan Ribó, junto a una simulación de la propuesta de renaturalización del nuevo cauce del Turia. 20MINUTOS.ES

Medio siglo después de su construcción como solución a las continuas riadas que asolaban Valencia, el Ayuntamiento de la ciudad ha tomado la iniciativa para, en palabras de su alcalde, Joan Ribó, "acabar el proyecto" del Plan Sur con la renaturalización y ampliación de los usos del nuevo cauce del río Turia.

Concebido únicamente como un gran canal de desagüe de 11,8 kilómetros de longitud y de 5.000 metros cúbidos por segundo de capacidad, el Gobierno municipal ha presentado un estudio elaborado por un equipo mutidisciplinar de arquitectos, urbanistas, ingenieros y biólogos que valida la posibilidad de renaturalizar el trazado compatilizando su función hidrológica inicial con dos nuevas: la ecológica, con un caudal pequeño permanente y un corredor verde, y la social, que abriría mediante puertas o rampas el trazado al disfrute ciudadano.

Esta es, a grandes rasgos, la propuesta detallada este martes por Ribó, que ha comparecido junto al concejal de Devesa-Albufera, Sergi Campillo, y el arquitecto Rafael Rivera, como coordinador del estudio encargado por el Consistorio. La idea inicial fue anunciada por el alcalde en el último Debate sobre el Estado de la Ciudad, y ampliada posteriormente por Campillo con la petición para incluir al municipio de València en el Parque Natural del Turia para blindar el nuevo cauce y la huerta de Campanar.

Según Ribó, el estudio valida la viabilidad de este corredor verde para enlazar ambos parques naturales, el del Turia (por el norte y de carácter metropolitano) y de la Albufera (por el sur, fundamentalmente municipal). Ribó ha querido dejar claro que el uso hidráulico "es su uso principal y se debe mantener y hacerlo compatible con otros, como el ciudadano y el ecológico. Se trata de acabar un proyecto", ha dicho en alusión al proyecto ejecutado hace 50 años.

De hecho, durante este medio siglo, tanto la longitud del nuevo cauce (reducida en sus tres kilómetros finales, inundados por el mar) como su capacidad (disminuida por la construcción de puentes) se han visto alteradas. "Actualmente es un entorno agresivo, con una autovía en ambas bandas", ha afirmado.

El alcalde ha justificado el momento para lanzar la propuesta por varias razones: por la actual tramitación del Plan de Ordenación de los Recursos Naturales (PORN) del Turia, porque se está planteando un nuevo plan hidrológico, con la posibilidad de que se canalicen aguas depuradas desde la planta de Pinedo, por la falta de conexión de los pueblos del sur aislados por el cauce (La Torre, Forn d'Alcedo, Castellar-Oliveral y Pinedo) y de municipios como Quart, Mislata y Xirivella y, en último lugar, por las experiencias previas de Madrid con la renaturalización del Manzanares o del Besòs en el área de Barcelona.

Rivera, por su parte, ha destacado que el uso hidráulico se ha cumplido con creces porque, en medio siglo, el cauce "nunca ha ido lleno de lado a lado, pero tranquilizaba a la ciudad" después de siglos de catástrofes en forma de inundaciones. Por ello, propone la creación de "tres caudales dentro de un mismo cauce": uno pequeño, ecológico y permanente, un segundo especial para avenidas pequeñas o medianas, y finalmente el más amplio para casos de catástrofe. Estos tres caudales serían compatibles con vegetación e instalaciones para el uso ciudadano, y con la existencia de rampas o puertas de acceso desde los núcleos de población. Además, esta combinación de usos, según Rivera, haría posible la biodiversidad.

El concejal Campillo ha definido la propuesta como "un gran proyecto en el que por fin Valencia se proyecta hacia el área metropolitana", que parte de la idea de "recuperar el río, que desemboque de nuevo en el mar". Según ha explicado, "no estamos hablando de hacer un jardín, sino de recuperar el espacio compatibilizando la función hidráulica con cierto uso ciudadano, pero reservando las zonas destinadas a las especies naturales".

El edil ha afirmado que no es "un proyecto cerrado, sino una propuesta de ideas" abierta a la participación. En este sentido, Ribó ha anunciado que, a partir de ahora, se presentará a los alcaldes pedáneos de la zona sur, a los municipios, instituciones (Generalitat, Diputación, Gobierno central) y se abrirá a la sociedad civil.

De hecho, el coste y su plazo de ejecución son aún una incógnita, ya que el estudio ofrece "pautas para desarrollar con posterioridad", según su coordinador. "Sabemos que no será rápido, es un proyecto a largo plazo", ha afirmado Ribó, que ha insistido en su compatibilidad con la prevención de riadas y ha mostrado su "ilusión y alegría" al poder comprobar la viabilidad de la idea.

Posible arbolado junto a la red viaria

La propuesta contempla la posibilidad de plantar arbolado en la red de carreteras que rodea el nuevo cauce (la V-30) y también de "revisar la movilidad" en una carretera que, en algunas zonas, se amplía de cuatro a seis carriles para la circulación de vehículos. También apuesta por la introducción del transporte público y de puertas en la misma red viaria, así como de instalar intervenciones artísticas (como murales) o placas fotovoltaicas en los taludes laterales del nuevo cauce.

Consulta aquí más noticias de Valencia.